Akrobou, Ezechiel. “De la traducción de la oralidad y de la cultura a través de la escritura narrativa de Ahmadou Kourouma”. Culturas Populares. Revista Electrónica 4 (enero-junio 2007).

http://www.culturaspopulares.org/textos4/articulos/agba.htm

 

ISSN: 1886-5623

 

 

 

De la traducción de la oralidad y de la cultura a través de la escritura narrativa de Ahmadou Kourouma

 

Ezechiel Akrobou

Departamento de Traducción

Universidad de Salamanca

 

Resumen

Traducir Les soleils des indépendances es, ante todo, conocer la escritura narrativa en lengua malinké del novelista marfileĖo Ahmadou Kourouma. Este escritor plantea, desde una perspectiva literaria, el problema de la traducción del lenguaje oral dentro un espacio novelístico bilingüe, a medio camino entre el malinké y el francés. Este estudio presenta una vía que permite conocer desde dentro la técnica narrativa del autor.

Palabras clave: Traducción, cultura, oralidad, malinké, Kourouma.

 

Abstract 

The translation of Les soleils des indépendances, implies, overall, the knowledge of the Malinké narrative writing by Ahmadou Kourouma, a novelist form Ivory Coast. This author poses, from a literary perspective, the problem of the translation of oral language in a bilingual novelistic context (Malinké, French). This paper analizes the narrative techniques of the author as a starting point for the translation of his text.

Keywords : Translation, Culture, Orality, Malinké, Kourouma.

 

 

 

Introducción

H

ablar de literatura negroafricana de expresión francesa es, también, evocar algunos hitos históricos que forman parte de su evolución y de su reconocimiento a nivel internacional.

Hablamos de literatura africana francófona porque, por causa de la historia colonial, existen en el continente zonas geográficas de habla anglófona, lusófona e hispanófona. De acuerdo con la política lingüística de las colonias, el continente africano lleva la impronta de la cultura de los pueblos dominadores. Si el espectro de la colonización constituye un momento histórico relevante, se debe a que este hecho cambió radicalmente las antiguas instituciones de los pueblos africanos por un nuevo orden social en el terreno de lo económico, de lo político, de lo social y de lo cultural.

A raíz de la dominación de las fuerzas occidentales, especialmente europeas, una de las manifestaciones culturales de dicho continente se vio afectada considerablemente: la literatura. Y, como consecuencia de esta influencia occidental en la cultura de los pueblos sometidos, las producciones literarias africanas se transformaron en “espacios referenciales descriptivos”, tal y como argumenta Pius Ngandu (1989: 123) cuando analiza la realidad sociocultural y lingüística de los autores de dicha literatura.

Desconocida al principio del siglo XX, la literatura negroafricana francófona comenzó su andadura con la publicación de antologías: Anthologie de la nouvelle poésie negre et malgache de langue franćaise, editada por Léopold Sédar Senghor, en 1948, con un brillante prefacio de Jean-Paul Sartre: “PoŹtes d’expression franćaise (1900-1945)”. De ahí surgió el interés de importantes círculos académicos e intelectuales europeos en relación con la negritud como forma expresiva dominante en la formalización de la conciencia  existencial de la población negra. Como expresión de nacionalismo cultural, la negritud rechaza ciertos valores del pensamiento hegemónico europeo: el materialismo o la creencia esclavista de que la desigualdad social de los pueblos es un hecho natural que responde a un plan intelectual preelaborado. Dicho de otro modo, la idea de que sólo en Occidente se pueden generar formas de cultura y civilización dignas.

 

1. Periodización de la historia de la literatura negroafricana

Por su importancia en el continente y fuera de él, se podría  organizar la historia de la literatura negroafricana de expresión francesa a partir de la propuesta de periodización que ofrecemos más adelante. Para ello, nuestro criterio ha sido relacionar el contexto sociopolítico con la historia de la producción literaria. Según Pius Ngandu (1984), ambos hechos están interrelacionados. Desde un punto de vista metodológico e histórico, la elección del criterio de Puis Ngandu parece idónea por el hecho de que obedece a una cronología necesaria de importantes acontecimientos sociales y políticos que marcaron la vida literaria del África negra.

 

1930-1960: marca el período del inicio de la literatura africana escrita. Los géneros literarios más conocidos eran la poesía y la novela de signo colonial.

 

1961-1966: período de proclamación de las independencias de la mayoría de los países africanos francófonos al sur del Sahara. Los géneros literarios más populares eran la novela y la poesía. El discurso literario deja ya de depender de la metrópoli, y empieza un proceso de libertad de expresión y de orientación política: la llamada descolonización cultural.

 

1967-1970: período de consolidación de las naciones africanas. Literatura postcolonial. Las formas de escritura se acercan más a la realidad social, económica, política y cultural de los pueblos africanos, haciendo hincapié en la denuncia de la corrupción, la llamada de atención sobre los problemas sociales y la defensa del estado de derecho de los pueblos dominados.

 

1971-1990: período del boom literario. Los escritores se convierten en intérpretes y testigos de la sociedad que les rodea. Búsqueda de rasgos identificativos de la realidad cultural y literaria de Africa. Las producciones literarias hacen referencia al uso de los dialectos como forma de expresión narrativa.

La oralidad (literatura tradicional) y la escritura (literatura moderna) coexisten en un mismo espacio literario. De ahí, la aparición de un nuevo impulso lingüístico: la palabra. Escribir Kuma, la palabra, transcribirla entre el mito y la realidad, se convierte en ejercicio al mismo tiempo cultural y literario.

Cabe seĖalar que la colonización es el punto de partida de nuestro acercamiento a la situación de la literatura africana en general, y particularmente de la literatura africana de expresión francesa al sur del Sahara. Es importante precisarlo porque los pueblos al norte del continente tienen una particularidad histórica, racial y lingüística que no nos permite incluirlos en este trabajo.

 

2. Kouroma Ahmadou y las letras africanas

El escritor marfileĖo Ahmadou Kourouma era, y sigue siendo, a pesar de su prematura desaparición, uno de los novelistas más destacados del continente africano. Su estilo narrativo sigue marcando el mundo francófono novelístico. Las traducciones de sus obras literarias a varios idiomas le convirtieron en una figura emblemática dentro de la narrativa africana francófona.

Un aspecto muy llamativo de su discurso literario tiene que ver con la oralidad. Entendemos por oralidad no la forma trivial de comunicación oral, sino, más bien, una técnica narrativa que traslada los recursos del lenguaje oral al discurso literario. Considerando un arco entre la lengua francesa clásica y el idioma hablado, vernáculo, es decir, el malinké, que era la lengua del autor, Kourouma propone una forma de escritura a caballo entre el francés y el malinké. El aporte malinké cimenta su funcionamiento dentro de la tonalidad, dentro de una oralidad cuyo discurso no se mide a través de los parámetros clásicos o terminológicos occidentales; la lengua francesa aportaría, por el contrario, otras normas de funcionamiento.

Cabe también seĖalar que la escritura africana de expresión francófona es deudora de una cierta simbiosis o “negociación”, según  la terminología de Paul Bandia (2001: 98), y que parte del reconocimiento de la existencia de diferencias culturales entre la tradición oral africana y su contrapartida europea. De ahí que la literatura africana de expresión francesa se caracterice por formaciones sociolingüísticas híbridas que mezclan las realidades tradicionales autóctonas y las occidentales. Por lo tanto, la manifestación de la variedad de esta escritura postcolonial es el fruto de un cierto “bilingüismo radical” (Mehrez Samia 1992 : 120-138), que evoca simultáneamente dos culturas lingüísticas a la vez extranjeras y distantes. También se podría decir que la literatura africana de expresión francesa es, en sí misma, una traducción, ya que el proceso emprendido por los escritores parte de la base lingüística de sus dialectos, que van más allá de la lengua francesa. De acuerdo con este procedimiento, las producciones literarias de la mayor parte de los escritores africanos de expresión francesa se inspira de este proceso de traducción mental, desde el idioma local a la lengua europea, que participa de forma dinámica de la creación de variedades sociolingüísticas africanas de lengua europea.

 

3. Traducir a Kourouma

Así, el conocimiento de los mecanismos que rigen esta forma literaria que utiliza Ahmadou Kourouma puede permitir dar un paso significativo hacia su comprensión, y, por ende, hacia su traducción a otro idioma. De ahí que conocer el modo de narrar de Kourouma es “comprendre la poétique de la parole traditionnelle (Cauvin Jean, 1980 : 37).

Una disciplina tan importante como la traducción nos parece una vía fundamental para estudiar los elementos paraliterarios, tales como las variedades dialectales, el lenguaje popular, lo idiomático, las palabras malinkés no traducidas al francés, los proverbios y las construcciones paremiológicas.


No obstante, a pesar de que la oralidad constituya una realidad en el estudio de una lengua, se trata de un aspecto que está poco estudiado dentro del campo de la traducción. En realidad, abordar el tema de la oralidad dentro de la traducción no es sencillo, ya que la complejidad del mismo trae consigo un estudio comparativo entre dos formas literarias distintas: la literatura oral y la literatura escrita. Ambos formas implican estructuras propias de acercamiento en el análisis para la realización de un proceso de traducción.

Ante todo, se ha de destacar que en la novela de Ahmadou Kourouma, Les soleils des indépendances (Los soles de las independencias, traducción literal) aparecen referencias o registros dialectales, locales o sencillamente de su idioma: el malinké. De hecho, al traductor, o lector-traductor, se le plantean varias cuestiones: ņQué hace el traductor cuando predominan en una obra literaria rasgos dialectales del idioma regional malinké, o cuando varias frases son escritas directamente en malinké, sin ninguna nota a pie de página? ņSe deberían traducir todas las referencias culturales?” (Carbonell Cortés Ovidi, 1996 : 30-31) o, en todo caso, explicarlas?

La traducción de estos elementos culturales constituye uno de los mayores problemas que surgen en el proceso de traducción de obras de estas características. De hecho “le malinké est une langue ą tons [...] mais les tons ne se transcrivent pas. Seul le texte peut aider”(Camara Mamadou, 1999: 22). Y es en este contexto cultural, de tan difícil acceso para el lector-traductor, en el que aparece mezclado el malinké con el francés. De hecho, la lengua malinké se define como una lengua oral cuya base normativa no se define claramente a nivel terminológico, sino a través de su aspecto fónico. De ahí la dificultad de percibir el límite entre el discurso narrativo con vertientes orales y el discurso escrito mezclado con la lengua francesa. A priori, la dimensión híbrida de la obra narrativa de Kourouma Ahmadou radica en una ruptura del discurso narrativo clásico, lo que favorece la coexistencia entre el texto oral y el texto escrito.

Ahora bien, en un proceso de traducción de una obra como la de Kourouma Ahmadou, cuando se hace el traslado de su escritura a otro idioma, aparece de forma constante y repetitiva otro espacio de su dinámica narrativa, que es la suma de la distancia literaria existente entre la forma de la oralidad aceptable y la normativa lingüística vigente. Lo cierto es que esta situación transforma el proceso de traducción en una actividad a la vez complicada y compleja. Es importante resaltar también la triple traducción que utiliza Kourouma Ahmadou para llevar a cabo su proyecto literario, teniendo en cuenta el origen de su discurso.

Primero escribe Kourouma a partir de su lengua materna, traduciéndola al lenguaje narrativo (en este caso la lengua francesa). Luego, el escritor se apoya en la oralidad que ha transcrito en el espacio novelístico. Al final, transcribe el fruto de esta combinación entre el idioma malinké y la lengua francesa, produciendo lo que se llama un “idiolecto personal”, es decir, una forma de expresión personalizada.

 

Ejemplos:

1- “S’en f... La mort” (Ahmadou Kourouma, 1970: 83);

2- “AprŹs la derniŹre priŹre courbée les palabres éclatŹrent” (id:95);

3- “C’était le susurrement des mČnes et des doubles  des enterrrés sortant  de l’autre monde pour asseoir et boire les priŹres” (id: 116).

4- “Baffi puait un Tiécoura séjourné” (id: 40).

 

Traduciendo al espaĖol, conforme el contexto textual dicta, las frases arriba mencionadas, tendríamos el resultado siguiente:

 

1- A todo gas.

2- Después  de la última oración empezaron los intercambios.

3- Era el susurro de los ancestros y de los dobles reencarnados que venían del otro mundo para sentarse y rezar.

4- Baffi olía a Tiecoura.

 

En realidad, estas formas de expresión, a caballo entre la lengua malinké y la lengua francesa, favorecen la elaboración de un discurso literario híbrido cuya resistencia a la traducción constituye un reto para el traductor. Sin embargo, si en el proceso de traducción la coexistencia de variedades dialectales con la lengua francesa conlleva por sí sola la búsqueda de un método interpretativo, el texto traducido, en cambio, tiende a ser “a la vez producto y parte de la cultura en la que se inscribe, como lo es toda la producción lingüística, escrita u oral, en el contexto en el que es producido”(Carbonell Cortés, 1998: 129).

Independientemente de la complejidad de la traducción de una cultura a otra, es importante recordar que “leer otras culturas equivale a leer lo implícito en la cultura ajena” dentro de un proceso de traducción. Ahora bien, lógicamente es en este espacio en el que aparece toda la complejidad de la labor traductora, ya que el lector-traductor, en este caso, se encuentra con formas textuales cuya originalidad se vislumbra  a través de elementos de la oralidad encadenados a la lengua francesa.

De ahí, la observación de Alain Ricard, según la cual el escritor africano “evite de s’appesantir sur le passage du style oral a l’écriture  pour insister sur la difficulté ą rendre, dans une langue étrnagŹre, les niveaux de style” (Ricard Alain, 1995: 230). Este revelador pensamiento del investigador francés nos muestra el límite existente entre lo oral y lo escrito, y pone de relieve la necesidad de superarlo cuando uno está leyendo a un autor africano francófono. En este sentido, la forma de expresión precede al mensaje, ya que el estilo conlleva en sí mismo los valores de identificación de dicho mensaje.

Si, según A. Kourouma, Les soleils des indépendances fue una obra inicialmente pensada en malinké y posteriormente traducida al francés, cabe resaltar que es precisamente el conocimiento previo del mecanismo de elaboración de dichas formas literarias extraídas de su cultura, y a veces no traducidas, lo que marca el verdadero límite del proceso de traducción. Sobre todo cuando nos encontramos con términos del idioma malinké, como, por ejemplo: houmba houmba, “Saludos; Alphatia, “capítulo o sura que abre la lectura del Corán; Moussogbź, “identificación de la belleza femenina”; gnamokodé, “insulto: hijo bastardo”, se mezclan con  expresiones más elaboradas como “... pour s’asseoir et boire les priŹres”(id: 113) cuya traducción literal sería  “... para sentarse y beber las oraciones” pero que en traducción inteligible sería: “... para sentarse y orar con devoción.

 

De ahí que nuestro propósito radique no solamente en resaltar esas múltiples formas, sino también en identificarlas como eje del proyecto literario de Kourouma. Por tanto, la existencia de lo oral dentro de lo escrito, o mejor dicho, la coexistencia de dos formas discursivas en un mismo espacio literario, marca la verdadera esencia de las obras de Kourouma en sus aspectos más complejos e híbridos.

Podemos observar lo anteriormente mencionado en los siguientes ejemplos:

 

Au cours de ma retraite, de mes priŹres et incantations de la nuit passée, j’ai vu des choses ą toi” (id: 67).

 

En primer lugar, la estructura de esta frase no responde al esquema normativo regulado, y eso explica la disfunción que se da, a primera vista, de los elementos lingüísticos que componen la frase. Es más probable que la expresión “ver cosas” se refiera a la capacidad de adivinación que caracteriza al “marabout” o “vidente”, que es un término que designa a una persona dotada de poder místico y capaz de adivinar el porvenir de personas. Ese don le confiere el poder de identificarse con el objeto revelado mediante la magia. Sin embargo, si nos atenemos a la norma gramatical francesa, en ningún caso después del verbo “ver” puede aparecer una preposición al lado de un verbo transitivo.

Así, si se aplicara una tendencia “comunicativa” que no reflejara la tensión entre lenguas e identidades en contacto, se podría traducir la frase anterior de la siguiente manera:

-Durante mi retiro, a lo largo de mis oraciones y plegarias de la noche pasada, he visto cosas que te afectan.

-“La vie des hommes sous les soleils des indépendances ne résident plus que dans le bout de l’auriculaire prźte ą prendre l’envol” (id: 147).

-La vida de los hombres durante el período de las independencias ya no está más que en la punta del meĖique, dispuesto a emprender el vuelo.

-“Dans l’aprŹs-midi un palabre fut convoqué et assis” (id: 151).

-“Por la tarde ha sido convocada y celebrada una reunión”.

 

En la estructura de esta última frase observamos dos palabras que llaman la atención. En primer lugar, el empleo de la palabra “palabre”, que se refiere a la noción de asamblea o de reunión. Después, el verbo “assis”, que significa la celebración de la reunión. Este discurso corresponde más bien a un uso o a un registro oral o coloquial.

 

-“Pourquoi tourner le dos ą tout cela pour marcher un mauvais voyage   (id: 147).

-“Por qué dar la espalda a todo esto para emprender un maléfico viaje”.

 

Podemos resaltar en esta frase el empleo de dos términos: el verbo “marcher”, andar, y el sustantivo “voyage” viaje. En realidad, los dos términos expresan un movimiento y un desplazamiento, por lo que presentan una cierta interferencia: “desplazarse hacía un viaje”, traducido literalmente, no tendría sentido. Sin embargo, si al traducir la frase del francés al espaĖol expresamos la idea de desplazamiento omitiendo el efecto del mismo sobre el sujeto, entonces se puede entender la idea de “viajar” o de “emprender un viaje”.

La identificación de dichas formas de la oralidad es completamente independiente de la identificación de las formas clásicas y ordinarias que aparecen en un discurso oral –tales como el diálogo u otras formas mediante marcadores como el tono, el apelativo o las interjecciones–, cuyo estudio descriptivo ha sido elaborado, en el campo de la traductología, por R. Bertrand (2000: 79). A través de su estudio, por otra parte, se aprecian claramente los elementos “oratorios” que aparecen en el texto escrito, y se pone de relieve la importancia de los mismos para la traducción.

Es el carácter inestable de las formas orales empleadas por el autor africano lo que constituye la verdadera esencia de su obra. Y, de la misma manera, podemos afirmar que no se puede hablar de la literatura africana francófona escrita si no se tiene en cuenta su dimensión oral, ya que ésta subyace en el interior de cualquiera de las creaciones que esa literatura abarca. Las creaciones literarias de cada uno de sus autores ofrecen, por sí mismas, testimonio de esas realidades culturales.

Partiendo de estas ideas, es posible decir que la novela de Ahmadou Kourouma es heredera de una doble fuente cultural: la francesa y la malinké. Es bajo este modelo híbrido que se puede percibir la complejidad de dicha oralidad en su texto literario, la cual va desde largas referencias proverbiales, mitos, leyendas, cuentos, cantos, adivinanzas, etc., hasta “las interacciones verbales” de la oralidad, términos cuyo origen malinké no parece expresamente desvelado por el autor. Así, se podría decir que el discurso literario de Kourouma Ahmadou, lleno de innovaciones y creaciones lingüísticas, transforma e incluso trasciende cualquier proceso de traducción normal.

Veamos otros ejemplos:

 

1- “Un seul pied ne trace pas un sentier; et un seul doigt ne peut ramasser un petit gravier sur terre”(id: 174).

 

La palabra clave en este proverbio es “pied” “pie”, y la idea principal es la complementariedad de funciones, es decir, la ayuda mutua entre seres humanos. Para entender este proverbio de origen malinké, es indispensable identificar imágenes de metonimias que aparecen a través de palabras tales como “sentier” y “pied”, “sendero” y “pie”. Así, la palabra “pie” simboliza al hombre en la sociedad frente a una colectividad concreta, mientras que doigt, “dedo”, representa el modo por el cual uno realiza una cosa tangible y externa al ser humano. De ahí surge la idea de una cultura en la que es necesario el trabajo en equipo frente al individualismo y al egoísmo.

Por lo tanto, se podría traducir este proverbio de la manera siguiente:

 

Una golondrina no hace verano.

 

2- “La droiture est plus que la richesse, et la charité est une loi d’Allah” (id: 60).

 

Se trata, en este caso, de una doble alusión a la franqueza y al amor. Por una parte, la franqueza y la sinceridad son más valoradas que los bienes materiales, y, por otra parte, el amor es el fundamento de las normas religiosas que rigen el comportamiento cotidiano de cualquier creyente. Esta referencia proverbial pone de manifiesto valores morales tales como la caridad y el amor como grado superior de aptitudes morales del ser humano que deposita su salvación en Dios.

Se podría traducir esta referencia proverbial de la forma siguiente:

 

La avaricia es  como un mar sin fondo y sin orillas.

 

En realidad, en un proceso de traducción de la obra de Kourouma, es recomendable, a nuestro parecer, tener en cuenta el sentido básico de las palabras que aparecen en el tejido textual y también la pluralidad de significaciones y valores que adquieren estas palabras dentro y fuera del contexto cultural malinké. De hecho, la estructura del conjunto textual inspirada de la lengua malinké podría favorecer una adecuada comprensión e interpretación  del texto narrativo de Ahmadou Kourouma, Les soleils des indépendances. Sobre todo cuando escribe estas frases al inicio de la novela: “Il y avait une semaine qu’avait fini dans la capitale, Koné Ibrahima” (A. Kourouma, p. 1). 

Hace ya una semana que murió en la capital, Koné Ibrahima.  Kourouma nos anuncia el inicio de un manejo complejo de la mezcla de la lengua francesa y de la lengua malinké.

En realidad, traducir a Kourouma, es dar a conocer, a cualquier lector-traductor, las dificultades inherentes a la traducción de dicho texto, cuya característica esencial radica en el contexto cultural híbrido, y mestizo que es en sí mismo el resultado de un proceso de escritura / traducción. Dos realidades heterogéneas como las  escrituras y la traducción  permiten identificar la estrategia narrativa de Kourouma Ahmadou en un contexto máximo de intercambio cultural desde una perspectiva traductora.

 

Conclusión

A través de este breve estudio hemos pretendido realizar un acercamiento a la esencia y a las modalidades de composición de la narrativa del escritor marfileĖo, desde la perspectiva de su traducción. En este estudio hemos considerado también la relevancia de los elementos de la oralidad como parte inherente del discurso literario de Kourouma, así como la importancia de los elementos paratextuales que aparecen en el mismo. Hemos procurado, de esta forma, proporcionar una orientación lingüística y de traducción para cualquier estudiante, investigador o profesor de traducción. La consideración de los elementos aquí seĖalados puede resultar de utilidad en el momento de llevar a cabo cualquier labor traductora dentro del campo de este tipo de literatura, que se encuentra a caballo entre la oralidad y la escritura.

 

 

 

Referencias bibliográficas

 

Actas del primer Coloquio sobre Grecia: Traducir al otro, Traducir a Grecia, Universidad de Málaga, 30-31 de octubre de 1996, Málaga: Miguel Gómez Ediciones, 2000.

 

Ballard, Michel (éd.), Oralité et traduction, Arras, Artois Presses Université, 2001.

 

Bandia Paul, Le concept bermanien de l’ “Etranger” dans le prisme de la traduction postcoloniale, in  TTR: Traduction, Terminologie, Rédaction,  “Antoine Berman aujourd’hui”,  2001, pp. 123-139.

 

Camara, Mamadou, Parlons Malinké, Paris, l’Harmattan, 1999.

 

Carbonell Cortés Ovidi, Traducción y cultura: de la ideología al texto, Salamanca, Ediciones  Colegio de EspaĖa, 1998.

 

Cauvin Jean, Comprendre la parole traditionnelle, Abidjan, Editions Saint-Paul, 1980.

 

Kourouma, Ahmadou, Les soleils des indépendances, París, Editions du Seuil, 1970.

 

Mehrez, Samia, “Translation and The postcolonial Experience”, Rethinking Translation. Lawrence Venuti (dir.), Londres-Nueva York, Routledge, 1992.

 

Ricard, Alain, Littératures d’Afrique noire: des langues au livre, París, Karthala, 1995.

 

Richet, Bertrand, “Quelques données et réflexions sur la traduction des interjections”, in Ballard Michel (éd.), Oralité et traduction, Arras, Artois Presses Université, 2000.