Frey Pereyra, María Luisa Helen. “El discurso autobiográfico en el blog personal: características de un género híbrido”. Culturas Populares. Revista Electrónica 3 (septiembre-diciembre 2006).

http://www.culturaspopulares.org/textos3/articulos/frey.htm

ISSN: 1886-5623

 

 

 

 

El discurso autobiográfico en el blog personal:

características de un género híbrido

 

María Luisa Helen Frey Pereyra

 

Y Dios creó el blog. Y vio que era bueno. Y creó entonces al escriblogro: un engendro emplumado, a medio camino entre carne de psicoanálisis, monólogo interior y editorialista.

–Jorge Harmodio

 

Resumen

El blog se distingue por ser un espacio abierto cuyo contenido puede ser de muy diversas índoles, pues se encuentra restringido sólo por el criterio del autor y, en algunos casos, por la participación de los lectores. Entre las muchas vertientes de la escritura del blog se encuentra la del discurso autobiográfico. Este artículo analiza algunas de las características del blog autobiográfico, prestando especial atención a la relación que mantiene con el género del diario, a la definición que hacen los autores de su propio blog y a cómo estos elementos pueden dar lugar también a la autoficción o a la ficción.

Palabras clave: blog, autobiografía, pacto autobiográfico, autoficción.

 

Abstract

Blogs stand out among other genres for being an open space with many kinds of contents, for they are only restricted by the author's criteria and, sometimes, by its readers. Among the many kinds of blogs is the autobiographic one. This article analyzes some of its characteristics, paying special attention to its relationship with the diary's genre, the definition blog authors' make of their own blog and to how these elements may lead to both autofiction or fiction.

Key words: blog, autobiography, autobiographical pact, autofiction.

 

 

L

a proliferación del blog personal comenzó por el aĖo de 1999, poco después de que que Blogger pusiera en línea una interfaz de fácil uso en la que lo único que el autor del otro lado de la pantalla tenía que hacer era escribir. Otros servicios de alojamiento habían puesto ya al alcance de los usuarios interfaces diseĖadas para los llamados “blogs de enlaces”, en los que se tenía que rellenar tres campos: uno con la dirección del sitio que se iba comentar, otro con el título de la entrada y uno más con el comentario.[1] Blogger rompió con este patrón ofreciéndole al usuario un campo único: una página en blanco para que escribiera sobre lo que él quisiera, sin restricciones de tema o longitud, sin cuestionar su autoridad para  comentar sobre cualquier tema y dándole incluso la posibilidad de no revelar su identidad eligiendo un pseudónimo, un apodo o, sencillamente, el anonimato. Este servicio le dio de pronto a cualquier persona la posibilidad de tener un espacio gratuito, abierto, público y sin restricciones, y fue entonces cuando nació el blog personal como un género cuyos límites los define su propio espacio y su propio autor.

Cuando uno navega por este tipo de blogs, tiene la primera impresión de estar leyendo algo que se parece a un diario: cada una de sus entradas está seĖalada con la fecha en la que fue escrita y su contenido es, la mayoría de las veces, de carácter personal, el autor expresa sus opiniones, sentimientos o experiencias y, finalmente aparece una firma, ya sea con nombre, pseudónimo o iniciales.[2]

Si bien los diarios personales en papel llegan a ser leídos en algunas ocasiones por terceros, éstos no suelen ser escritos con ese propósito. El blog en cambio, al alojarse en un espacio abierto y público,[3] contiene información para ser compartida, ya sean textos o material audiovisual. Este propósito de compartir información es el que da origen a los elementos estandarizados del blog, de los cuales tres son indispensables para su existencia: la dirección de URL, el título del blog y las entradas fechadas. La dirección de URL hace posible la localización del blog en la red, está compuesta por una palabra o serie de palabras elegida por el autor, y por el nombre del servicio o página que aloja al blog, por ejemplo: http://alkmene81.spaces.live.com.

En muchas ocasiones, la serie de palabras elegida por el autor coincide con el siguiente elemento indispensable para el blog: el título.[4] Las posibilidades para la elección de un  título –que funge como nombre propio del blog– son prácticamente infinitas; sin embargo, se pueden reconocer algunas tendencias: el nombre del blog  puede coincidir con el nombre de su autor y/o su contenido, como en el caso de Francessa’s Blog Research o Javi nos cuenta; fundir la idea de blog con la identidad del autor, como en  Diario de una Miss Intelijente o BlogÍas (Ía es el nombre real de la autora); también puede definir el propósito o tono del blog, como en el caso de Malversando. Catedral egótica, Crónicas de aparador o Coleccionista de huecos. En este último caso, los autores suelen explicar los motivos de ese nombre en las primeras entradas del blog o en la descripción del mismo.

El título puede ir seguido de una frase o una breve descripción del contenido general del blog como en el caso de: Crónicas de aparador. Diario de la vida cotidiana desde varios rincones de la tierra. El título y esa descripción suelen ser, después de los elementos de diseĖo y del tipo de letra o alfabeto, lo primero que capta la atención del lector y lo que le despierta o no interés por seguir leyendo.

Otro elemento opcional del blog es el de “perfil”, donde el autor elige la información que quiere dar a conocer sobre sí mismo: una fotografía o imagen que lo represente y/o  datos personales como nombre, ocupación, edad, lugar de residencia e intereses.[5] Debajo de esta sección pueden encontrarse, en un orden elegido por el autor, los archivos que alojan las entradas antiguas del blog, enlaces a otros sitios, el llamado blogroll –lista de hipervínculos que lleva a otros blogs–, y un contador de visitas.

            La aparición, orden y presentación gráfica de los elementos que el autor elige poner en este espacio, conforman un “marco” relativamente estable para el corazón del blog: las entradas. Éstas aparecen en orden cronológicamente inverso, es decir la entrada más reciente aparece primero, por lo que esta sección del blog constituye un texto en continuo movimiento.[6] Aunque el título, la descripción y los enlaces sirven para distinguir a un blog personal entre otros tipos de blogs, es el contenido de las entradas lo que realmente le da identidad, tono, carácter y vigencia.

            Los blogs personales se distinguen por tener un discurso autobiográfico predominante que puede estar intercalado con otros tipos de textos, –por ejemplo de opinión. Semejante al diario, el blog aloja en sus entradas una breve crónica de lo que le ha sucedido al autor, lo que éste piensa sobre sí mismo o sobre el mundo que lo rodea, recuerdos, interrogantes y pensamientos –desarrollados o inconclusos– que pueden además ir acompaĖados de fotografías, material gráfico, audio o video. Es decir, la temática del blog personal es abierta pero autobiográfica siempre: su única constante es la voz del “yo” que escribe y que además se sabe leído.

            Esta conciencia de “saberse leído” forma parte intrínseca del blog, y muchos de sus elementos estructurales están diseĖados, justamente, para orientar a sus lectores: el título y la descripción explican a grandes rasgos el contenido del blog; la información en la sección de “perfil” sirve para que el lector se forme una idea del autor; la opción de “comentarios” al final de las entradas le otorga al visitante del sitio la oportunidad de expresar su opinión e incluso de iniciar un diálogo con el autor; y, finalmente, el contador de visitas le hace saber al autor qué tan frecuentado es su espacio.

            Al mismo tiempo, la conciencia de saberse leído da lugar a un discurso autobiográfico distinto tanto del que desarrolla un diario íntimo, como del que se encuentra en la autobiografía, ya que, si bien algunos blogs permiten la reconstrucción cronológica/cronográfica de la vida del autor, ésta se da en una sincronía temporal de vivencia, escritura y lectura que le da al texto una inmediatez de la que carece la autobiografía. La autobiografía funge normalmente como una reconstrucción del pasado que sirve para guardar memoria de los hechos, pero también para interpretarlos y darles sentido. El discurso autobiográfico del blog, en cambio, está siempre ligado con el presente, incluso cuando narra hechos de un pasado distante. Esta relación con el presente se debe tanto al proceso de escritura como de lectura del blog, pues, al llegar a una de estas páginas electrónicas, la entrada que salta a la vista no es la primera que se escribió, sino la última, la más reciente. Por lo tanto, al iniciar la lectura de un nuevo blog, ésta suele ser una lectura “hacia atrás”, un viaje de las entradas más recientes a las más antiguas. Este proceso de lectura cambia una vez que el lector se vuelve asiduo a un blog, ya que va leyéndolo conforme se escribe, es decir cronológicamente.[7] El autor –normalmente también lector regular de éste género– está familiarizado con este proceso, y sabe que tanto la fidelidad de sus lectores como la posibilidad de captar la atención de alguien que visite su blog por primera vez, dependen en gran medida de dos cosas: el interés que pueda despertar su última entrada y la regularidad con la que actualice su blog. La necesidad de cumplir con estas dos condiciones lleva al autor a combinar los motivos por los cuales inició su blog con estrategias gráficas y narrativas que le ayuden a lograr que éste sea interesante y perdurable.

Como ya he mencionado antes, el blog es un espacio abierto que puede alojar todo tipo de información, pero al iniciar uno de ellos, su autor suele tener una idea –conciente o inconciente– sobre la temática, la forma narrativa y los materiales que quiere incluir en él. Esta idea suele hacerse patente de forma implícita o explícita dentro del blog mismo, dando con ello lugar a algo que puede considerarse una “autodefinición”. La definición que los blogs de tipo personal hacen de sí mismos, depende en gran medida del tipo de discurso que pretenden desarrollar, pudiendo ser autobiográficos, de ficción y de autoficción. A continuación analizaremos algunos blogs que contienen ejemplos de estos tres tipos de discurso y la manera en la que cada uno lleva a cabo esta “autodefinición”.[8]


 

Leninhger

 

En este caso, el nombre del blog se llama Leninhger. Carece de descripción o texto fijo como encabezado pero sí tiene información sobre su autor: una fotografía, fecha de nacimiento, género e intereses. De la lectura de sus entradas podemos inferir que vive en el Distrito Federal y está interesado en las ciencias, la computación, el ejercicio físico y el buen vino. El contenido de sus entradas es bastante sencillo, acusa una referencialidad comprobable y no presenta problemas para identificar al autor con el narrador y el protagonista, es decir establece un pacto bastante cercano al definido por Philippe Lejeune como autobiográfico. En este caso tenemos  suficientes elementos para inferir que nos encontramos ante un blog de discurso puramente autobiográfico.


En tiempo irreal

 

Este blog, a diferencia del anterior, tiene además del título, una descripción breve: “Toda esa basura sentimentaloide que le pasa a uno por la cabeza”. En cambio, presenta menos información sobre su autora, ya que sólo incluye una fotografía y un nombre. Este blog sin embargo tiene una “autodefinición” explícita: ocupa su primera entrada para explicar los “principios” que dieron lugar a su existencia de la siguiente manera.

26.7.05 Principios Durante meses, me he reclamado a mi misma que "Crónicas de Aparador" - destinado originalmente a hacer una serie de fotografías narradas de las ciudades en las que me encontraba, se hubiese convertido en un confesional sin tapujos.

A fin de acallar mis principios narrativos - que me están generando fuertes dolores de cabeza - nace "En Tiempo Irreal", como culmen de la cursilería y el sin sentido. Me declaro culpable de ese pecado del que acusan a miles de bloggers en todo el mundo: llenar el ciberespacio con sinsentidos sentimentaloides.

Bienvenidos.

 

Esta entrada, junto con el título y su descripción, conforma una “autodefinición” que hace explícita la  intención de presentar un discurso autobiográfico y que también hace posible la identificación del autor con el narrador y el protagonista de los hechos que se refieren en las entradas.

A partir del análisis de los elementos estructurales y de las entradas de estos dos blogs, el lector que regrese a ellos o que continue con su lectura, esperará encontrarse con un discurso en su mayoría autobiográfico, aunque éste que puede verse mezclado, por ejemplo, con textos de opinión. Otros blogs sin embargo, usan esos mismos elementos estructurales para autodefinirse como de ficción.

 

Diario de una Miss intelijente

 

El “Diario de una Miss intelijente. Crónica de un aĖo de no reinado” se autodefine desde el título, ya que la palabra “diario” implica por lo menos, la identidad del autor y narrador. Sin embargo, el error ortográfico en “intelijente”, con un tono declaradamente irónico, advierte ya sobre la posible ficcionalidad del contentido. En este caso también encontramos, en la sección de perfil (acerca de), una fotografía de la autora, pero no su nombre o edad sino sus proyectos. En ese apartado también encontramos la descripción de otras “personas” que aparecen en el blog. La ausencia de datos personales corroborables y las descripciones de otros personajes –cosa por demás inusual en los blogs personales de discurso autobiográfico no ficticio– son otros elementos que advirtierten al lector sobre la ficcionalidad del blog y que al mismo tiempo van construyendo su “mundo imaginario”. Estos datos llevan ya a pensar que puede haber una coincidencia entre la narradora y protagonista del blog, pero no necesariamente con su autora. La lectura de las entradas que mezclan hechos y contextos reales con posturas sumamente ingenuas –por no decir francamente tontas– de la Miss Intelijente, corroboran la ficcionalidad del blog, convirtiendo al discurso aparentemente autobiográfico en un elemento más de la ficción, empleado aquí para lograr verosimilitud.

Después de ver estos ejemplos de discurso autobiográfico, de no ficción y de ficción en el blog, cabe preguntarse si existen blogs de autoficción, discurso que, parafraseando una definición de Manuel Alberca, está constituido por un texto ambiguo en el que algunos hechos son claramente autobiográficos, otros de ficción y algunos más que podrían pertenecer a cualquiera de las dos categorías. La autoficción suele  presentarse “como ficción y al mismo tiempo tener una apariencia autobiográfica, ratificada por la identidad nominal del autor, narrador y personaje” (Alberca 200: 61-62). Para ilustrar esta posibilidad en los blogs veremos la página de  Malversando.

 

Malversando/ Catedral Egótica

 

Este blog, a diferencia de los que he presentado antes, ha sido elaborado por su autor utilizando código HTML, motivo por el cual el diseĖo, aunque coincide con los patrones de los servidores de blog, es un poco más sencillo. No tiene, por ejemplo, una opción para dejar comentarios al final de cada entrada, pero sí el correo electrónico de su autor. En este caso, el párrafo descriptivo del blog funge también como la sección de perfil, ya que nos explica quién es el autor, qué hace,  por qué escribe el blog y en qué condiciones. Todos estos elementos, junto con las entradas de carácter autobiográfico o de opinión personal, nos hacen pensar nuevamente en una coincidencia entre autor, narrador y protagonista. Pero veamos una de sus entradas, la del 1ľ de abril de 2006:

 

sábado, passage.moliŹre (1/abr/2006) Después de la cena te fuiste a beber cerveza en un bar de rue Tournefort seguro de que sería sólo una pero las cervezas nunca llegan solas así que saliste de ahí a la medianoche con dos y media Guiness en el pecho y viste a los manifestantes reunidos en el bulevar St. Michel y un colega te dijo: fue el discurso de Chirac y los demás colegas se despidieron en dirección del metro y tú subiste a buscar problemas y una manifestante con la leyenda NON AU CPE pintada en la frente te dijo que esto era una marcha salvaje y te dio un trago de su cerveza y te explicó que la manifestación había espontáneamente empezado hacía cuatro horas en Bastille y de ahí habían intentado tomar la Sorbona pero las fuerzas del orden lo habían impedido y tú dijiste que eras mexicano y que no entendías gran cosa de lo que sucedía y ella te volvió a invitar cerveza y te explicó la gravísima situación de precariedad a la que se enfrentarían y tú estabas concentrado en sus ojos militantes y en las letras de su frente y mentalmente calculabas la diferencia de edad (más de diez aĖos) conforme caminabas siguiendo el curso de los manifestantes que cruzaron el Sena y pasaron por Chatelet y frente al teatro se detuvieron a provocar policías y bailar bajo banderas rojas y tomaste a la Dama de la Consigna por el talle y la apretaste bien y las luces de las patrullas pintaban su rostro de resplandores rojos y azules y tus reflejos te decían retírate pero el sentido de la verbena o la irresponsabilidad o esa forma en que las letras se dibujaban manuscritas bajo sus cabellos te inundaron de una militancia hormonal súbita y en bulevar Sebastopol ya no aguantaste y la besaste y la Dama de la Consigna te tomó de la mano y discretamente te condujo hacia Rivoli para frente una tienda de deportes estrecharse mútuamente hasta volverse una letra de carne confusa e ilegible como ilegibles eran las letras de su frente cuando se detuvo y con ojos cercanos te dijo: mi novio está en la marcha, me tengo que ir, y se echó a correr en dirección del bulevar y tú te quedaste precario y parado como un pendejo en mitad de rue Rivoli, sin su telefono, sin su nombre, con la tinta de la consigna borroneando tus facciones.

 

            Llama especialmente la atención que la entrada esté escrita como si el autor se estuviese contando la historia a sí mismo en vez de contársela al blog o a sus lectores. Ciertamente, en esas fechas hubo varias manifestaciones estudiantiles en París, por lo que el contexto al que se refiere es comprobable, el encuentro personal sin embargo, resulta cuestionable. Si a esto aĖadimos el gusto explícito del autor por escribir cuentos y novelas seĖalado en la descripción del blog, las dudas crecen.  Aunque el contexto es verosímil, el encuentro es imposible de comprobar: el autor ha puesto sobre la mesa el “antipacto o contrapacto” autobiográfico, dejando así abierta la posibilidad de la autoficción.

El autor de este blog respondió a una encuesta de investigación que Santiago Cortés y yo subimos a la red el día 30 de septiembre de este aĖo, como parte de un proyecto de investigación a largo plazo sobre el blog. La encuesta, basada en los cuestionarios de Philippe Lejeune y Manuel Alberca para el estudio del diario íntimo, contenía la siguiente pregunta: “Cuando escribes o actualizas tu blog, ņtienes en mente a las personas que van a leerlo o consultarlo?” A esa pregunta el autor de Malversando respondió: “Bueno, cuando son cuestiones personales hay auto.censura, porque la mayoría de mis lectores me conocen. Sin embargo si necesito contar algo muy íntimo le hago alteraciones ‘ficcionales’ para mimetizar la anécdota”. Esta respuesta, junto con algunas otras de la encuesta, nos permite asegurar que ciertamente hay blogs que hacen uso regular, aunque no necesariamente generalizado, de la autoficción.

            Así como Malversando usa ocasionalmente la autoficción como estrategia de “autocensura” –y yo aĖadiría de innovación–, otros blogs principalmente autobiográficos recurren, con cierta regularidad, al uso claro de la ficción, como es el caso de El aljibe.

 

 

El aljibe es un blog que, en su estructura, revela muy poco sobre la identidad de su autora, ya que carece de descripción y de sección de perfil. Sin embargo, compensa esas ausencias con un diseĖo basado en una platilla de Blogger, pero con imágenes bastante originales tanto en su encabezado como en las columnas laterales. La lectura de sus entradas nos desvelan a una mujer que se dedica a las artes gráficas, que vive en la Ciudad de México y tiene una hija pequeĖa. La mayoría de sus textos son de discurso autobiográfico y de opinión, llegando a intercalar textos de ficción como el siguiente:

 

martes, octubre 10, 2006  

amor

(Roderico se mira en el espejo. Se contempla. Se embelesa)

Yo: Narcisín, deja de perder el tiempo y haz algo productivo.



Roderico: No quiero. Soy hermoso. Estoy radiante.



Yo: Yep, tanta blancura deslumbra. Anda, ve a lavar los trastes y, de pasadita, me traes un café.


(Roderico no hace caso. Se contempla. Se embelesa y termina besando su reflejo. Sin más, comienza a declamar).



Roderico: Yo me amo. Tú me amas. Él me ama. Nosotros me... ņņņ??? (GruĖido)



Yo: ņNosotros? ņA ver? (risitas)


Roderico: Nosotros me... ņņ?? Bah, ustedes y ellos no me saben amar Ńmaaaldiiitooos!



Yo: (risitas miles).


 

Roderico, personaje gráfico, permanente y ficticio que aparece en la columna lateral, mantiene un diálogo con un personaje real, la autora del blog, ambos familiares ya para el lector asiduo. La opción de comentarios le permite a la autora conocer que sus lectores tienen una opinión positiva de esta entrada específica  y comprobar de esta forma, que el uso de la ficción ha sido una estrategia bien aceptada.  En este ejemplo, la entrada del blog se apoya en la estructura de la página para hacer uso de la ficción, ya que Roderico forma parte de su diseĖo.[9]

En otros blogs de discurso autobiográfico podemos encontrar intercalados textos de ficción sin ningún apoyo estructural o gráfico; en esos casos la ficción se distingue porque el discurso rompe con la identidad entre el autor, narrador y protagonista, o bien por que narra hechos completamente ajenos al autor.

            Mediante el breve análisis de estos blogs personales podemos asomarnos al panorama de una nueva forma de escritura que, usando los elementos del medio que la aloja, ha sabido construir un formato propio que la hace reconocible y única entre toda la información que hay en internet. La manera en la que ha explotado estos elementos la ha convertido en una práctica exitosa tanto para quienes escriben blogs como para quienes los leen.

La escritura del blog se desvela así como un género híbrido que toma elementos, estrategias y recursos tanto del diario como de la autobiografía sin ser ninguno de ellos, que recurre al discurso autobiográfico pero también al de la autoficción y al de la ficción pura. Siempre vinculada al presente, la escritura del blog, a la vez personal y pública, se mueve entre el ejercicio de la memoria y la inmediatez para asegurar su propia existencia.

 

 

BIBLIOGRAFÍA

 

ALBERCA, Manuel, 2000. La escritura invisible Testimonios sobre el diario íntimo. EspaĖa: Sendoa.

 

BLOOD, Rebecca. "Weblogs: A History and Perspective", Rebecca's Pocket. 07 September 2000. 05 October 2006. <http://www.rebeccablood.net/essays/weblog_history.html">.

 

CASTILLO, Antonio (coor.), 2002. La conquista del alfabeto Escritura y clases populares. EspaĖa: Ediciones Trea.

 

LANGFORD, Rachel (ed.), 1999. Marginal Voices, Marginal Forms: Diaries in European Literature and History. Amsterdam: Rodopi.

 

LEDESMA, Manuela (ed.), 1999. Escritura autobiográfica y géneros literarios. EspaĖa: Universidad de Jaén.

 

*HERRING, Susan C., SHEIDT, Lois Ann, Bonus, Sabrina, Wright, Elijah. “Bridging the Gap: a Genre Analysis of Weblogs”, Francessa’s Blog Research. 15 octubre 2006. http://64.233.183.104/search?q=cache:RF1vtmixqb0J:www.blogninja.com/DDGDD04.doc+studies+blogs+%2Bscheidt&hl=de

 

PETRUCCI, Armando, 1999. Alfabetismo, escritura, sociedad. EspaĖa: Gedisa.

 

 



[1] Blood, Rebecca. "Weblogs: A History and Perspective", Rebecca's Pocket. 07 September 2000. 05 October 2006. <http://www.rebeccablood.net/essays/weblog_history.html">.

[2] Esta firma suele estar predeterminada por el sistema de alojamiento del blog, de manera que el autor no firma cada vez, sino que, al diseĖar las preferencias de su blog elige una firma que aparecerá al final de cada una de sus entradas. En los blogs colectivos esta firma, (también predeterminada) sirve para identificar al autor específico. Si, en cambio, el blog se encuentra alojado en la página propia del autor (no en un sistema como Blogger) suele carecer de esta firma predeterminada.  Herring et.al. en Bridging the Gap: A Genre Analysis of Weblogs” seĖalan que, de su muestra, un 93,6% indicaba la fecha al inicio de la entrada. Respecto a las firmas, este mismo artículo muestra que un 16% de los encabezados de las entradas contenían el nombre o pseudónimo del autor, mientras que otro 64.4% lo ponía al pie de la entrada. Esto se resume en un total de 80.4% de blogs con entradas que incluyen el nombre del autor.

[3] Existen algunos blogs que restringen su lectura a usuarios registrados o a miembros del sistema de alojamiento del blog, esta restricción sin embargo, no cambia el hecho de que la información expuesta en ese blog esté ahí para ser compartida.

[4] Esta coincidencia es una condición ideal, ya que cuando coincide con la dirección de URL, hace que el lector del blog pueda recordar o en su defecto localizar al blog con mucha mayor facilidad que cuando la dirección y el título son diferentes.

[5] En ocasiones, especialmente cuando el blog se encuentra alojado en una página propia o que no es estrictamente un servicio de alojamiento para blogs, esta información puede encontrarse junto con la descripción del blog o bien en la página de bienvenida como en el caso de Malversando, cuya descripción es: “Catedral Egótica. Bitácora de jorge.harmodio@gmail.com, escritor mexicano en quiebra (literaria), candidato a doctor, mochilero compulsivo y a medio tiempo maestro de informática en la universidad de Paris-Sorbonne. Escribo esta bitácora en los quince primeros minutos de mi sesión diaria de escritura, con fines curativos y termodinámicos: curativos porque esta bitácora es mi psicoanalista electrónico de cabecera, termodinámicos porque su cuarto de hora me ayuda a calentar la mano antes de empezar a escribir.

[6] El autor es quien decide cuántas entradas pueden aparecer en la página principal de su blog, siendo normalmente las de la semana o el mes en curso. El resto de las entradas puede consultarse mediante los enlaces de la sección de “archivo”.

[7] Aún así, debo decir, como lectora de blogs, que cuando me austento de su lectura por una temporada larga, empiezo casi siempre por leer la entrada más reciente: la curiosidad despierta y entonces busco la entrada de mi lectura anterior para saber cómo es que el autor llegó a su última entrada. Esta forma de lectura puede ser uno de los motivos por los que el autor de blog busca, consciente o inconscientemente, que cada una de sus entradas sea interesante, ya que de ellas depende que el lector se comprometa o no a seguir leyendo.

[8] Las imágenes que se incluyen a continuación son capturas de los blogs en el estado en el que estaban en el mes de octubre de 2006 (cuando se redactó la primera versión de este trabajo). Pulsando sobre ellas se puede acceder al sitio actual de cada uno de los ejemplos citados.

[9] Otro tipo de estrategias que se apoyan en la estructura de la página son aquellas que hacen referencia a otros sitios cuyo enlace se encuentra en el propio blog, la pertenencia a listas de blogs con intereses temáticos semejantes, o a grupos que proponen la realización de cierta tarea literaria, gráfica, etc. con regularidad temporal.