Ballester, Xaverio. “Caricatura lingüística: la motivación al poder”. Culturas Populares. Revista Electrónica 3 (septiembre-diciembre 2006).

http://www.culturaspopulares.org/textos3/articulos/ballester.htm

ISSN: 1886-5623

 

Caricatura Lingüística: la Motivación al Poder[1]

 

Xaverio Ballester

Universidad de Valencia

 

Resumen

La caricatura lingüística puede ser definida como una desviación formal en la esperable evolución de una palabra siempre y cuando con dicha desviación la palabra quede etimológicamente [re]motivada. El hecho de que la nueva motivación responda tanto a causas lógicas cuanto a causas totalmente disparatadas, supone un contundente argumento contra la premisa estructuralista de la arbitrariedad del signo. Por ilógica que sea, la motivación resulta siempre más económica para el hablante que la opacidad etimológica. Por obvias razones los nombres propios y especialmente los topónimos constituyen un ámbito léxico donde la caricatura lingüística resulta especialmente frecuente.

Palabras clave: caricatura lingüística, motivación, toponimia.

 

Abstract

Linguistic caricature can be defined as a formal deviation of the expected evolution of a word when, as a result of said deviation, the word in question is etymologically [re]motivated. The fact that the new motivation is a result of both logical and completely inexplicable causes constitutes a resounding counterargument to the structuralist premise of the arbitrary nature of the sign. However illogical it may be, motivation is always more economic for the speaker than etymological opacity. For obvious reasons, proper names and especially place-names form a lexical field in which linguistic caricature is highly frequent.

Key words: linguistic caricature, motivation, toponymy

 

 

Del imeil copiado al caricaturizado emilio

Y

a en otros lugares hemos defendido la relevancia de los tres procesos de copia, calco y caricatura en las evoluciones lingüísticas. Básicamente, pues, las lenguas en sus contactos aloglóticos —es decir, con otras lenguas— o diaglóticos —es decir, con otros dialectos de su propio continuo lingüísticos o con otros estadios de su propio continuo— copian (imeil), calcan (correo e[lectrónico]) o caricaturizan (emilio), y las tres operaciones tienen su componente económico y su componente dispendioso.

            El calco, caracterizado por ser un fenómeno esencialmente semántico, quedó, nos parece, ya suficientemente bien descrito y definido en la tradición lingüística occidental, pero nos hemos apartado de esta en la denominación de copia, para incidir en la importancia, naturalidad y frecuencia de este fenómeno, frente al tradicional término de préstamo o, en una traducción aún más certera del equivalente empleado en otras lenguas —como alemán Lehnwort e inglés loanword, ambos significativamente ‘palabra emprestada’, es decir, actividad, pues, como restringida al léxico, francés emprunt, italiano prestito...— empréstamo, términos estos que definen muy mal lo que es el proceder de las lenguas cuando simplemente toman algo de otras lenguas. Como bien sabrán aquellos que se hayan visto en la necesidad de solicitar un crédito a una entidad bancaria, un [em]préstamo significa para el donante la pérdida previsiblemente temporal de una parte de su patrimonio, operación que comporta la lógica restitución, en un plazo determinado y a menudo con intereses, de lo prestado por parte del receptor. Nada de todo esto tiene que ver con la actividad que desarrollan las lenguas al tomar elementos de otras, una vez que, para empezar, no siguen ningún protocolo ni precisan autorización alguna de la lengua donante y además no privan a esta de ningún bien ni, lo que es mejor, están obligadas a devolverle nada ŃOjalá fueran así los préstamos bancarios!

            Nos parece, por tanto, que el término préstamo enmascara en realidad una actividad elementalísima, libre, facilísima, siempre accesible y disponible. No podemos imaginarnos una verdadera situación de préstamo en la que, por ejemplo, como voraces termitas las lenguas actuales estuvieran despojando al inglés de todo su tesoro léxico a base de pedirle y sacarle palabras prestadas. La actividad real de las lenguas se aproxima, pues, en este sentido mucho más a lo que sería una copia que a un empréstito y por ello mismo se trata de una actividad lingüística muchísimo más importante, primaria y substancial para la lengua que lo que deja[ría] entender la tradicional metáfora del préstamo, con lo que, lógicamente, pretendíase acaso justificar con mayor fuerza la injusta marginación de las comunísimas copias en el análisis y ponderación de las relaciones entre las lenguas. Además, a diferencia del préstamo concebido como Lehnwort o ‘palabra prestada’ la copia de ninguna manera se limita sólo a lo léxico, sino que incluye también todas las otras esferas de la lengua: lo fonológico, lo morfológico, lo sintáctico o lo semántico.

 


Que en lo lingüístico es hiperpleonástico lo de popular

Mientras que, por fortuna, la metáfora copia y sus correspondientes términos está[n] ya haciéndose usual[es] en algunas otras filologías —así, por ejemplo, tal metáfora es ya usual en el valioso colectivo sobre las lenguas túrcicas editado por Johanson y Csató (1998: 118, 120, 200, 279, 280...)— el término caricatura es una propuesta nuestra y destinada, suponemos, como casi todas nuestras propuestas a caer en el arcón del olvido. El concepto recubre al tiempo lo que ha sido a veces llamado etimología popular, término y definición que nos parece insuficiente al no dejar definida íntegramente —como copia o calco— una forma sino sólo un aspecto —el etimológico— de esta y además al no ponerla al mismo nivel que la copia y el calco como otro de los procedimientos para formular correspondencias entre dos estadios o estamentos lingüísticos, sean aloglóticos —lo que es imprescindible en el caso de la copia y el calco— o sean diaglóticos, lo que sucede a menudo y como rasgo singular en la caricatura, todo ello, por supuesto, teniendo siempre en cuenta que el hablante usualmente no sabrá distinguir en muchos casos lo que procede de una lengua ajena de lo que no, por no hablar ya de los porosísimos límites entre los dialectos, ámbito este también frecuente de emergencia de caricaturas (cf. ejemplificativamente más abajo las variantes ante, en, guantes, juan o un para ‘fuente’). En fin, una vez más, los dialectos suelen ser las versiones diatópicas de cambios diacrónicos. O viceversa.

La caricatura vendría a ser, en todo caso, más bien una subclase de lo tradicionalmente denominado etimología popular, al menos en el sentido de que, en los casos que puedan verificarse, comporta la distorsión, el apartamiento significativo —id est: motivado— de la forma heredada, es decir, de su verdadera etimología. Un gran motivador como San Isidoro propone en sus Origines un enorme número de etimologías para voces latinas, pero en la mayoría de los casos las formas corresponden cabalmente a las documentadas en latín clásico; se trata, pues, de meras etimologías pero no precisamente populares sino más bien cultas. Sólo en menos casos las formas isidorianas se presentan respecto a las formas documentadas en latín clásico bajo unas variantes que son las que precisamente propician la novedosa propuesta de tal o cual etimología. Propiamente son este tipo de formas distorsionadas —sea como consecuencia de un previo etimologizar culto o popular, sea propiciando una nueva causa para etimologizar— a las que cumple denominar caricaturas. Ya además para Galmés (1996: 12) la locución de etimología popular no era acertada por cuanto «No es normalmente el pueblo quien más interviene en estas reinterpretaciones asociativas; con frecuencia son las personas cultas, y aun los mismos especialistas del lenguaje, a quienes corresponde mayor participación en ellos». Pero sobre todo nos resistimos a utilizar en Lingüística adjetivos como popular y como si enfatizando aspectos marginales de la lengua. Se empieza por ahí y se acaba distinguiendo entre langue o parole, creando academias y, en la opción peor, fomentando lingüicidios. Si la lengua no es de los hablantes, si la lengua no es del pueblo ņentonces de quién es? ņDe Don Fernando Lázaro Carreter?

La caricatura es, pues, a veces simplemente como una copia inexacta, defectuosa, imprevista o premeditada pero a menudo tronchante o chocarrera y sobre todo más económica porque motivada. Y como hablantes preferiremos siempre las voces motivadas, por absurda que resulte esa su motivación, ya que las voces motivadas son voces transparentes y las voces transparentes son voces más económicas, son voces más baratas, baratas. No pueda, pues, sorprender que el cruce entre copia y caricatura sea muy común. De hecho, la caricatura puede haber consistido en la forma básica de copiar para muchas culturas y en muchos períodos de la humanidad, ya Alinei (1996: 267): «es totalmente probable que en la antigüedad, cuando no existía la lengua escrita, la etimología popular fuera la norma para los préstamos y no la excepción». Hay que insistir, con todo, en que una diferencia esencial entre copia y caricatura está en la actitud del hablante respecto a la forma por integrar y en ese sentido lo característico de la caricatura es la adición de una motivación, real, relativa o irreal, al elemento que se quiere patrimonializar. Así, la forma contredanse o absurdo ‘contradanza’, con la que en la lengua francesa defectuosamente se copió el inglés countrydance o banal ‘baile regional’ (Bonfante 1986: 179), resulta empero más fácilmente memorizable ergo más económica que una forma donde su primer componente del todo resultara irrelacionable léxicamente. Detalle marginal pero significativo en este tipo de procesos de contaminación lingüística lo constituye además la circunstancia de que mientras el calco es típico proceder de la lengua absorbida, la caricatura es más típica de la lengua absorbente.

            En suma, junto al tradicional calco, creemos sería de mayor utilidad integrar los respectivos términos y conceptos de copia y caricatura no sólo por metafóricamente reflejar mejor, nos parece, los fenómenos en cuestión, sino también por resultar más sencillo, práctico y didáctico incluir estas tan básicas tres operaciones de renovación lingüística en una misma metáfora —y metáfora bien gráfica, por cierto— que en tres distintas.

 

Cuando la motivación es razón

Valga desde ahora el alineiano (2003: 109) «toda palabra está genéticamente motivada» como nuestro lema y motto. Pero motivación no es sólo razón sino también fantasía, creatividad e ilusión, de modo que las motivaciones incluyen causas lógicas y otras ilógicas pero, como anticipábamos, estas siempre más económicas si translúcidas y transparentes que las totalmente opacas o las desvelables sólo para etimólogos, dialectólogos e historiadores de las lenguas.

            Naturalmente, cuando la motivación tiene alguna lógica, tiene también menos posibilidades de ser detectada. Razonable parece el que en Venta del Moro (Valencia) las sandalias, que ciertamente sirven para andar, pasaran, probablemente gracias a la ayuda de un elemental falso corte ([las s]andalias), a llamarse andalias (Yeves 1978: 302). El término italiano ciocolatte ‘chocolate’, copia indirecta de una voz azteca, puede deber su segmento –latte ‘leche’ a la real asociación con los lácteos (Alinei 1996: 267). Para igual sabroso producto la motivación vino, en cambio, por el primer segmento en el chicolate del chistavino oscense (Mott 1989: 205) y seguramente por alguna asociación con chico. En el hablar fronterizo de Cheste (Valencia) para esparatrapo (Sánchez 1998: 67) podemos conjeturar esta explicación: la forma castellana aquí esperable esparadrapo debió, sin embargo, de ser analizada como una copia del valenciano esparadrap y este a su vez como un compuesto sobre drap ‘trapo’, por lo que experimentó un motivación bastante lógica. También asaz lógico es que en Cheste un levantal ‘delantal’ (Sánchez 1998: 89) se relacione con levantar y no con delante. Asimismo como lógico puede presentarse el empleo en latín de lingula ‘cuchara’, como si en relación con lingua ‘lengua’, en vez de la etimológica ligula (Ernout & Meillet 1979: 360 s. lingō); a su vez la propia voz latina lingua substituyó a otra más antigua dingua (Mario Victorino 6,26 Keil) muy probablemente bajo la influencia de la raíz para lingō ‘lamo’ (Ernout & Meillet 1979: 360 s. lingua). El término botánico helénico μεzουράνα se convirtió en latín en maiorana por influencia de maior ‘mayor’ (Ernout & Meillet 1979: 402 s. mezurana) y aún acabaría convirtiéndose en nuestro mejorana por influencia de mejor. El habla de Jalance remotivó el nombre de la sanguijuela restituyéndole su antaĖona transparente relación con sangre (latín sanguis) con sangrisuela (Poveda & Piera 1997: 214). El porrat valenciano, plato básicamente consistente en una asadura de garbanzos, paso en el chestano a torrat (Sánchez 1998: 146) seguramente por asociación con torrar. Buena lógica tiene también el chestano trenvía (Sánchez 1989: 148) al suponer que en el fondo el tranvía es una especie de tren.

            Más complicado aún puede ser detectar el o los elementos caricaturescos cuando la motivación lógica es plural, es decir, cuando se trata de formas analizables por el hablante como compuestos y de modo que todos ellos son susceptibles de recibir una motivación. En efecto, una forma como Gallocanta (Zaragoza), por ejemplo, es susceptible de recibir una etimología bien lógica, ya que el gallo es un ave y además regularmente canta y canta y canta —circunstancia que de hecho ha permitido que en la lengua xhosa de los zulúes uno se refiera a las dos/ tres/ cuatro de la madrugada diciendo literal y respectivamente ‘el primer/ segundo/ tercer quiquiriquí del gallo’ (Kirsch & Skorge & Magona 2003: 42)— es algo difícil en principio recurrir aquí al criterio de la inverosimilitud semántica —pues no es rara la referencia animal, directa o indirecta, en toponimia (Trapero 1997: 219; Trapero 1999a: 79), recordemos sólo en Extremadura los arroyos del Ganso, de la Hurona, del Sapo y del Puerco, que es ahora de la Luz, o mismamente Riolobos— para detectar aquí una caricatura, como también lo es, en razón precisamente de su básica coherencia semántica, esperar significativas derivaciones o afinidades ya inmotivadas para todo el sintagma, pues motivados siguen siendo los Cantalgallo o Canto del Gallo, si bien puedan seĖalarse dichas inmotivaciones individualmente para cada uno de los miembros del sintagma, pues si Cantera, Cantería, Cantero o Canto podrían aún referirse a ‘cantar’, ya no lo harían Acantilado, Cantadal o Cantil, ni haríalo Callao con la cacareante ave, raíz probablemente céltica esta última y que, como la presumiblemente también raíz céltica *canta–, refiriéndose a cualidades o características pétreas de un terreno (cf. ‘guijarro – china’ francés caillou, portugués calhau) debe de estar asimismo en la base de las, por tanto, caricaturas toponímicas tinerfeĖas Las Galletas y Los Gallitos.

 

Cuando la motivación es imaginación

La caricatura más pura, nos atreveríamos a decir, es, sin embargo, aquella deformación, aquel apartamiento de la evolución fonológica esperable que supone una referencia semánticamente clara y rotunda pero ilógica; un tipo de caricatura, pues, que sacrifica [más] crudamente a los beneficios de la economía mnemotécnica la razón de la semántica. Veamos.

            Aunque su compuesta etimología prelatina nada tenga que ver con ninguna musulmana cantarina, si en clave de etimología latina un topónimo como el toledano Cantamora puede, con todo, presentar una explicación razonable para el hablante —y dando origen inevitablemente a las correspondientes leyendas— ya, en cambio, una forma como Cantamuda, donde habría sido esperable, según Galmés (1996: 14), una *Cantamuga con segundo elemento muga ‘límite – mojón’, supone un apartamiento de la evolución esperada y en principio sólo o básicamente justificable por la necesidad de dar una motivación al término, como también probablemente en Cabeza de la Muda (Asturias) en vez del La Muga que encontramos en varias provincias, y ello por mucho que resulte totalmente contranatural, contradictorio e ilógico que una muda cante. Las mudas, diríase, cantan sólo en los sueĖos, sólo en las lenguas. También el croissant o ‘creciente’ francés acabó pronto entendido como un curasán —en probable pero parcial evocación de aquel nuestro proverbial cura sana, cura sana— y aún, más tarde pasaría en algunos registros a convertirse en un purasán —en probable pero parcial evocación de algún pura sangre— sin que evidentemente este sabroso producto de tantas de nuestras merendolas ni tenga especiales propiedades curativas ni nada que ver con actividades hípicas o hematocríticas. Ítem en Rodellar (Huesca) las nutrias han acabado convertidas en unas bastante inexplicables neutras (Justes & Vázquez 1985: 613), ahora bien, la suplantación de la esperada /l/ (cf. latín lutra) por una /n/ en la general forma hispánica nutria, de no deberse a un tabú —inusual en el caso de este mamífero— podría tratarse de una caricatura, apenas más lógica, a partir de nutrir.

            Así pues, la caricatura por definición está siempre motivada sea de manera lógica (ciocolatte) o ilógica (curasán), presentando en ambos casos la ventaja de ser mucho más fácil de recordar, en razón de su fundamental transparencia, por el hablante. En el caso de la caricatura, llamémosla, razonable, el hablante obtiene la ventaja de una mejor memorización gracias a la lógica relación que establece entre forma y significado. Ahora bien, también en el caso de la caricatura irrazonable y hasta grotesca y absurda el hablante sale ganando, pues lo irracional es mentalmente impactante, y lo mentalmente impactante resulta más fácil de memorizar.

 

Que la arbitrariedad es eso de la arbitrariedad del signo lingüístico

Nuestro interés por la caricatura —ya no se ocultará más— viene también de nuestra tirria contraestructuralista al constituir aquella, nos parece, un contundente argumento contra la arbitraria teoría de la arbitrariedad del signo, como evidencia sin más la necesidad que experimentan tantos hablantes de motivar el dicho signo a toda costa, a coste todo. Un proceso este que podría definirse como isidorismo en honor del santo hispánico. Se notará además que la necesidad de dar razón y etimología de toda palabra parece fenómeno especialmente frecuente, como en el caso de San Isidoro, en los períodos de grandes mutaciones, de revoluciones lingüísticas. El asunto de la caricatura nos parece también lingüísticamente trascendente por su situar en primer plano el capitalísimo papel desempeĖado por la memoria —y, por tanto, por la economía— en el hablar, ya que la caricatura parece propender, como venimos repitiendo, fundamentalmente a facilitar la memorización, ya sea relacionando un término insólito o menos común con términos o raíces más banales, ya sea creando una imagen que, aunque pueda resultar absurda, es más fácil de recordar, lo que máximamente sucede cuando provoca una imagen sorprendente en la mente del hablante (cf. los citados Cantamuda, Las Galletas, Gallocanta...).

            La idea de estas operaciones, así pues, parece siempre la de establecer una relación léxicamente más cercana e íntima y donde lo menos conocido sea substituido por lo conocido más. La voluntad de favorecer una relación léxica con una forma más común es, pues, una característica de la mayoría de las caricaturas, voluntad que en Venta del Moro, como en muchos otros lugares, propició, por ejemplo, un cambio de inyección, con un segmento –yección opaco para el común hablante, por indición (Yeves 1978: 306), permitiendo así al hablante una más accesible relación con decir o dicción. En esencia, pues, la caricatura lingüística responde aquí a las misma razones que el fenómeno de aggiornamento o actualización semántica, suerte de recurrencia histórica por la que cuando una forma deviene opaca en su motivación, pasa como a traducirse a la lengua actual. Este proceso puede en principio repetirse cuantas veces sea necesario; como bien ejemplifica Galmés (1996: 23) «cuando decimos, por ejemplo, “río Guadalupe”, estamos nombrando tres veces la palabra río, en lengua romance, en árabe (guad), y en preindoeuropeo (lupe.

            Es aquí donde, otra vez, emerge el importante concepto de la motivación del signo lingüístico, por el que incluso puede producirse el fenómeno de reincidencia, de suerte que la antigua motivación opaca es substituida —actualizada— por otra transparente pero que resulta ser la misma o aproximadamente la misma que la antigua, Así, por ejemplo, la antigua islita balear de Colubraria, esto, es ‘culebrera’ porque llena de bichas según San Isidoro (or. 14,16,43: quĺ feta est anguibus) se convertiría con el tiempo en la actual[izada] Dragonera. Así también, por ejemplo, la mantis religiosa se convirtió en la rezaera en el habla de Jalance (Poveda & Piera 1997: 205) o la santateresa de otras hablas.

 

La tentación vive al lado

Parece obvio que en las caricaturas la mayoría de las motivaciones viene propiciada por una mera afinidad acústica entre dos formas. Ahora bien, no menos cierto es que la tan decisoria fonología puede comportar implicaciones morfológicas, léxicas o semánticas. La forma valenciana escorrim ‘reguero – chorrito’, que no contiene ningún diminutivo, fue copiada en el habla de Cheste como escorrín (Sánchez 1998: 66), donde junto a la esperable adaptación fonológica sin duda debió de influir una percepción semántica (‘chorr–ito’) de diminutivo para que el término fuera copiado y caricaturizado como tal. Este tipo de efecto es lo que Trapero (1999a: 354) llama «atracción semántica» y que ilustra con el probable paso de roza al canario roso (así en El Rosillo o El Roso) por influencia de raso. Se diría, con todo, que la caricatura más pura se da, como veíamos, con la motivación [más] absurda, esto es, cuando la atracción, cuando la tentación viene sólo de la forma, de la pura fonología, de modo que se pasa de un término a otro término por mera similitud fónica no habiendo nada de común ni en la morfología ni en la semántica entre ambas formas. Ahora bien, no cabe olvidar que es la voluntad por parte de los hablantes de hacer transparente una forma la responsable de los caricaturas y no ningún proceso fonológico por más que la parafonía de una forma propicie, como los juegos de palabras en los chistes, una o varias asociaciones. 

            Naturalmente, cuando la homofonía —y homomorfía— es absoluta (véase mora y moro más abajo), no hay lugar para la desviación fonológica, de modo que la caricatura es perceptible sólo en eventuales derivaciones o formas afines y las etiologías o consecuente folclore y leyendas (ya Galmés 1990: 12) derivantes de la nueva etimología que le proporcionan los hablantes. Así, la caricatura latente de morro ‘cara – labios’ en el actual espaĖol coloquial y ya no ‘monte’ o ‘peĖasco escarpado’ es más perceptible en otras formas de la misma raíz cuales los topónimos Morrena o Morra. Metodológicamente, pues, junto a la inverosimilitud referencial, la existencia de un suficiente número de variadas formas afines pero estas ya inmotivadas (cf. también un El Barco más abajo) pueden ayudar a la detección de caricaturas.

            En cambio, el carácter caricaturesco de las formas prelatinas mora y moro es perceptible casi únicamente en razón de las numerosas etimologías a que ha dado lugar, ya que no hay casos claros de derivados desviados. Con mora y moro se indica[ba] en espaĖol un tipo, mayor y mejor o menor y peor, de prominencia montaĖosa, pero, dada su homofonía, el término es primariamente entendido como una referencia al correspondiente etnónimo latino para los antiguos Mauri. El topónimo, por tanto, de Venta del Moro, por absurdo que resulte, puede ser entendido en primera instancia por el hablante actual como lugar donde ‘[se] vende un musulmán’. Cierta tradición explica los topónimos turolenses de Mora de Rubielos y Rubielos de Mora como ecoico relicto para la posteridad del amor imposible entre el caballero cristiano Rubielos y una mora. Naturalmente, nunca han existido en el patrio solar caballeros cristianos ni de ninguna otra fe llamados Rubielos, y, pardiez, que la tradición ha de ser poco antigua, pues únicamente con la última repartición provincial se sintió la necesidad de recurrir a un especificativo de una localidad cercana para distinguir entre los numerosísimos topónimos homofónicos que se dan en nuestra patria, de modo que sólo en una época muy posterior a nuestro longevo conflicto bélico con la morería a los simples Mora y Rubielos les adjudicó el administrador los recíprocos correspondientes especificativos. Ahora bien, es muy probable que algunos de los Moriscos que aparecen en la toponimia nacional sean derivados ya fonéticamente caricaturizados de aquellos Moros (Trapero 1999a: 295). El opaco nombre de Teruel con su gentilicio turolense se ha relacionado tradicional y popularmente con toro, animal que aparece en el escudo de la ciudad y con las aficiones taurinas y festivas de los turolenses, sin embargo, el nombre es muy probable y simplemente un hidrónimo prerromano (Jordán 1996/7).

 

Cáricatúra... nómbres dé... pérsonas

Como era de esperar, en la caricatura, como en todo fenómeno lingüístico, muy común resulta el empleo de los elementos léxicos más cercanos al hombre, empezando por el mismo hombre y todo lo humano, para motivar aquellos referentes con denominación etimológicamente opaca. He aquí unos ejemplos.

            Para ‘ciprés’ en la comarca de Villena (Alicante) además de aciprés (cf. también alciprés, alsiprés) encontramos un arciprés, casi, pues, un arcipreste (Torreblanca 1976: 227). En el habla de Gistáin (Huesca) o chistavino la esteva del arado pasó a ser el estevan (Mott 1989: 146) cual un Esteban cualquiera, la embarazada a embrazá (Mott 1989: 195) como si hubiese sido abrazada en manera especial, y las segundas nupcias pasaron a segundas nuncias (Mott 1989: 194) como si por segunda vez anunciadas. El grecorromano cultismo trípode, del latín tripode– y remontando en última instancia al helénico τρίĻους compuesto sobre τρι– ‘tres’ y Ļούς ‘pie’, tiene en espaĖol, como será sabido, una variante en la forma trébedes y otras afines, donde ya nada reconocible queda de aquel ‘pie’ helénico. En el Pirineo aragonés, a su vez, encontraremos para el mismo concepto y desde aquel mismo étimo formas como estrébedes, estreuades y estreuadas; ahora bien, la forma propia de Bisaurri y otras localidades estrespeus (Haensch 1985: 329), casi, pues, ‘los tres pies’ supone no una motivación sino una remotivación al resultar desde el punto de vista etimológico Ńbingo! totalmente correcta. La clásica mandrágora acabó en un mandrake o ‘dragón [de] hombre’ en inglés (Bonfante 1986: 179). Los italianos tomates o pomi dei Mori o ‘manzanas de moros’ pasaron al francés como pommes d’amour y de aquí al alemán Liebesapfel e inglés loveapples (Bonfante 1986: 179). El habitual término en latín clásico para el cantarín ruiseĖor, luscinia, era quizá demasiado opaco para soportar su indemne conservación en las lenguas románicas, en muchas de las cuales sus hablantes optaron por partir de una forma diminutiva y, por razones aún por inquirir, masculina *lusciniolu–. Ahora bien, el cambio de /l–/ a /r–/ que encontramos en la forma —probablemente la básica— francesa rossignol (cf. catalán rossinyol) se debe a una caricatura a partir seguramente de la cromática motivación de ‘rojizo’. Claro que el espaĖol, donde la tal motivación quedaba opaca, ha ido en cierto modo mucho más lejos generando un componente ‘seĖor’ en ruiseĖor. Pero si el rossignol del francés devino casi un caballerete en el ruiseĖor espaĖol, el jalancino lo degradó, sin embargo, a un ruinseĖor (Poveda & Piera 1997: 209) o le devolvió, a la francesa, la motivación cromática inspirándose en el valenciano para un rojiĖón (Poveda & Piera 1997: 208). Los términos chestanos de ovispa y ovispón para la avispa y otro insecto algo mayor (Sánchez 1998: 105) deben de responder a alguna relación, en principio puramente fónica, con obispo.

 

Cáricatúra... nómbres dé... ánimáles

Junto a lo humano, el mundo referencial más próximo para el hablante ha estado pro[to]históricamente constituido por la circunstante naturaleza con la que más interactuaba, fundamentalmente fauna y flora, de modo que no es de extraĖar que también animales, árboles, plantas u otros elementos de la natura hayan sido no sólo objeto de caricaturización sino también, como ya ha habido ocasión de ver (cf. los citados Gallocanta, Los Gallitos, mandrake), un componente de la caricaturización para otros muchos referentes, la mayoría de las veces incluso cuando estos no pertenecen a la fauna y flora. Aquí unos ejemplos.

            Una metátesis en aguinaldo propició un aguilando en los hablares de Jarafuel (Martínez 2004: 10) o de Venta del Moro (Yeves 1978: 301) y, por tanto, una más memorizable aunque absurda relación con el común término águila. En el habla de Cheste ‘azuzar al perro’ se dice achuchar (Sánchez 1998: 18) como si por tratarse de cosa de chuchos. En el habla de Jalance la camomila se transformó en una camamirla (Poveda & Piera 1997: 62), como si compuesto de cama y de la hembra del mirlo. La variante inglesa gooseberry o fruto del ‘ganso’ en vez de groze–berry resulta para el hablante, aunque zoológica o botánicamente absurda, más memorizable que la variante con un opaco groze procedente de un término francés afín a groseille ‘grosella’ (Bonfante 1986: 179). En Jalance, tras la forma hongonaza para ‘holgazana’ (Poveda & Piera 1997: 140) debe de hallarse esta última forma y alguna relación con hongo, y similarmente tras la metatética humadera para ‘humareda’ (Poveda & Piera 1997: 141) alguna específica relación con el humo de la madera. Monflorita se usa para designar un hombre afeminado en la comarca de Villena (Torreblanca 1976: 281) o en Cheste (Sánchez 1998: 99). Manflorita aplícase en la también valenciana zona de Jalance al cabrito hermafrodita o al hombre floripón (Poveda & Piera 1997: 157). Encontramos iguales o afines designaciones en otros lugares, así, por ejemplo, manflorita y manfrodita en Navarra, un manflorito para ‘cordero hermafrodita’ en Andalucía, un manforita en Rioja y aún unos manflorita y monflorita en Hispanoamérica (Torreblanca 1976: 281). Naturalmente, el étimo cierto de todas estas formas, el grecolatino Hermafrodita (cf. griego ‘Ερμαφρóδιτος), resultaba demasiado lejano, demasiado opaco, demasiado arbitrario para tantas y tantas hablas peninsulares y extrapeninsulares. Es obvio que en todas esa formas pesó, junto a la reinterpretación morfológica del segmento final como un formante diminutivo y una eventual asociación con mano, la asociación con flor, lo que metafóricamente propiciaba a su vez una motivación para el afeminado considerada lógica por el hablante. El conservador nombre latino de mustel[l]a para la comadreja se convirtió en una enológica mistela en la comarca de Villena (Torreblanca 1976: 236). Puesto que etimológicamente sería esperable una vocal /e/ en la primera sílaba (cf. latín renes ‘riĖones’) —es decir, una forma *renera— para propiciar la voz ranera ‘riĖones’ en chistavino (Mott 1989: 210) debió de intervenir una interferencia con rana. Recuerda Bonfante (1986: 178s) que para el inglés el término técnico latino asparagus ‘espárrago’ fue reemplazado en algunos dialectos por sparrowgrass ‘hierba de gorrión’, algo totalmente antilógico e inexacto, pues ni el espárrago es una hierba ni suele ser alimento de gorriones.


 

Los no tan lindos lindes de la caricatura: arrepentidos y preventivos

Naturalmente, en la confección de las caricaturas los hablantes pueden sentir la necesidad de establecer ciertos límites a la creatividad, especialmente en lo tocante a su respetabilidad semántica. Cuando por una u otra causa y voluntaria o involuntariamente la evolución conduce derechita a las puertas de una homofonía de mal gusto o a las de una parafonía que pone en bandeja al hablante una caricatura considerada excesiva o desafortunada, puede darse una reacción por parte de los hablantes para evitar el término esperable o bien, si este ha llegado a producirse, un arrepentimiento lingüístico —pues la lengua es también ideología y la ideología, sabido es, suele ser cosa mutabilísima— que elimina lo ahora considerado indigno. Así, el antiguo nombre de los samoyedos en ruso, samojadĭ, documentado al menos ya en en el s. XI, evolucionó hasta el moderno samoédy haciendo ya inevitable su interpretación en clave etimológica rusa como ‘autófagos – caníbales’, es decir, como si compuesto sobre sam ‘mismo’ y ed– ‘comer’, de modo que hacia los aĖos treinta se propuso un nuevo término, samodíjcy, basado en una variante dialectal y que ya no se prestaba a equívocos antropológicamente incorrectos (Manzelli 1993: 545). Seguramente nuestro poco contacto con los tártaros ha propiciado también el que en la lengua espaĖola no se le haya retirado a tal etnónimo la antietimológica primera /r/ de la forma y debida sin duda a una poco respetuosa asociación con el infernal Tártaro de los helenos.

            Así pues, hay a veces caricaturas obvias que por motivos ideológicos o eufemísticos son simplemente evitadas, dando lugar a resultados —motivados o no— también imprevisibles, son lo que podríamos llamar evoluciones preventivas. La –i– de Lérida no es etimológica desde tiempos ibéricos (ILTiRTA) o romanos (Ilerda), de modo que es razonable sospechar que acaso pudo tratarse de evitar una poco elegante *Lerda; parecido pudo ser el frenazo evolutivo que encontramos en una Mérida (Badajoz) que parecía condenada a convertirse en una *Mierda, como recordara Vicente Gaos en los versos de su Mérida: «Soy indocto en historia de la lengua,/ Pero viendo de Mérida la mengua,/ Trazo esta evolución trágica y cuerda:/ Emérita >  Mérida  >  Mierda». En fin, si en Utiel hay que ver la misma etimología latina que en el Pozuelo madrileĖo o en el Pućol valenciano, entonces cabe reconocer que un *Putiel hubiese propiciado una muy peligrosa tentación para el hablante gustoso de caricaturas.


 

El topónimo depredador o El Barco en el corazón de la tierra

Aunque una navezuela orna el heráldico escudo del nobilísimo pueblo de El Barco, la circunstancia de que el topónimo se dé en la entraĖada Ávila y que el adyacente río Tormes, usualmente inquieto, sea poco propicio a las singladuras, pondría sobre la pista de que se trata de una mera caricatura, algo además fácilmente constatable por la cantidad de idénticos topónimos en tierras de secano y por la proliferación de la raíz barc– en muchos lugares otros de la Península, cuales Barcelona, Bárcena, Barcial, Bárcina, Barquera o Barquerín (Galmés 1996: 17–9), todo lo cual auspicia la interpretación de que se trata de uno de los diversos términos prerromanos —y probablemente céltico— para referirse a un tipo de valle[cillo] o barranco.

            De modo general la cirionimia —id est, los nombres propios— resulta muy propicia para ser caricaturizada al habitualmente no ser transparente su motivación. Se entenderá, pues, ahora fácilmente que una subclase cirionímica tan importante como la toponimia constituya una presa facilísima para la caricatura, tal que un ratolín cojo para un gato musculoso y fiero, ya que la toponimia comporta regularmente un alto porcentaje de material etimológico opaco y además suele comprender también la pervivencia de estadios lingüísticos previos, sea de su propio continuo lingüístico sea de otro[s], y a veces de elementos de una y otra procedencia a la vez bien en composición (cf. los híbridos árabe–paleoeuropeo Guadiana o el paleoeuropeo–hispánico Saraguas) bien en zigzagueante absorción (cf. del latín castrum ‘campamento – castro’ por el arábigo al–qasr hasta Alcázar o del latín monasterium ‘monasterio’ por el árabigo AlMunastir hasta Almonacid). Ya Galmés (1996: 12) seĖalaba que «los topónimos, en su evolución [...] pueden hacerse opacos, y es entonces cuando tiene lugar la reintepretación operada en la conciencia lingüística del hablante, que tiende a reagrupar formas etimológicamente oscuras con raíces conocidas de aspecto semejante [...] aun cuando existan diferencias semánticas muy notables, la semejanza formal será suficiente para una relación que produce un nuevo análisis del topónimo», una tan completa definición ésta que casi nos serviría también para la caricatura misma sólo que con la salvedad de que el proceso, tan bien descrito en sus principales características por Galmés, no sólo es cosa de topónimos y ni siquiera de ciriónimos.

            Ni qué decir tiene que si una caricatura se ha producido ya en la cenología —id est, en las voces comunes, sean nombres, forzosamente verbos o cualquier otra categoría— es muy probable que quede transmitida y plasmada en el mismo término cuando este es empleado como nombre propio, pues no cabe olvidar que en última instancia los nombres propios no son más que antiguos nombres comunes que, por particular evolución fónica o por caer en desuso, en muchos casos llegan a apartarse totalmente de ese común nombrar y subsisten sólo como un nombrar propio y singular. Tal el caso, por ejemplo, del PuĖigré, cerca de Gallur (Zaragoza), en su día un simple ‘pueyo negrillo’ como evidenciaría la documentación de podium negret en un texto de 1132 (Frago 1982: 24 n1), de suerte que el resultante PuĖigré está expuesto a la posibilidad de una motivación etimológica y consecuentemente a la de una caricatura. Presentamos a continuación un somero mostrario ilustrativo de posibles, probables o seguras caricaturas toponímicas.

 

Bailando con ovejas y cantando con lobos

Si Carlos Jordán (2001: 421; 2002: 227) tiene razón, una antigua raíz céltica onn– con significado hidronímico estaría en la base de las fuentes de AĖo (Ávila) y de la laguna UĖa (Cuenca).

            El comunísimo Bailadero de tantos topónimos canarios nada tiene que ver, como tan documentadamente expone Trapero (1999a: 127s), con el baile. La interpretación popular ha creado incluso un Bailadero de Brujas suponiendo aquelarres y vuelos escobales. El término recubre sin duda un antiguo baladero o lugar, usualmente escarpado, donde los guanches provocaban, mediante la separación de sus crías, los quérulos balidos de las madres del cordero o del cabrito con objeto de que la divinidad respectiva se aplacara y les enviara la lluvia necesaria. Una Fuente’l Beso en Asturias no resulta ser más que la caricatura de un aveseo, es decir «orientado al norte, por lo que no da el sol la mayor parte del aĖo» (Concepción 2002: 95). La ciudad flamenca de Brugge ‘puentes’, quizá trámite el francés Bruges, se convirtió en un[as] espaĖol[as] Brujas.

            El pueblo friuliano de Žabnice está —o se entendía— relacionado con el esloveno žaba ‘rana – sapo’, pero el actual nombre italiano Camporosso ‘campo rojo’ ya desde antiguo debe de esconder en –rosso una eufémica y quizá más banal motivación de la antigua traducción con rospo ‘sapo’ (Skubic 1995: 182). La ya comentada raíz de origen probablemente céltico canta– significando algún tipo de entidad pétrea ha dado lugar, al interferirse con la raíz latina para ‘cantar’, un sinfín de caricaturas en algunas hablas románicas. En Francia, en el territorio —nota bene— del Aude, tenemos un Cantalauze, lo que es interpretado como un ‘canta la alondra’ (cf. francés alouette ‘alondra’) por algunos (Delamarre 2003: 36). También cantarines resultarían los lobos a juzgar por topónimos hispánicos tantos cuantos los Cantalobos de Zaragoza y Castellón o el Cantallops de Gerona y formas similares en Francia y en Italia, términos todos ellos que contendrían una raíz probablemente también céltica, quizá *lou– ‘fluir’ (y quizá del indoeuropeo *plau– ‘fluir – verter[se]’) con valor hidronímico, como evidenciarían testimonios cuales Fuent’el Lobo (Castellón), Guadalobón (Málaga), Guadalope (Teruel), Guadiloba (Cáceres), Lobeira (La CoruĖa), Lobera en varias provincias, Lop (Huesca), Lubián (Zamora), Llobéu (Asturias), Llovio (Asturias), Ruiloba (Santander) en ejemplos de Galmés (1996: 22s) o el mismo Riolobos. Cantarina, naturalmente, ha resultado ser también la patrona de los músicos en un Cantalucía (Soria) y que en su segundo elemento debe de contener la forma también céltica Λουτία (Villar 2005: 95), ciudad a 300 estadios de Numancia según Apiano (Ib. 15,94). La peĖa en Cocentaina (Valencia) denominada El Cavall Bernat, así como otros testimonios peninsulares con igual sintagma, no debe[n] contener en su etimología ningún caballo ni ninguno Bernardo sino un carajo, en la tan usual utilización metafórica de la anatomia —y, como aquí, sin excluir la genital— para la descripción toponímica y una forma participial (baranat) sobre una raíz prelatina (Cabanes & Santamaria 2003: 122), de modo que quizá algo así como un ‘carajo barandado’ (carall baranat) acabó convertido en un caballo bernardo más transparente y sobre todo más eufémico. La localidad de Consabura con el tiempo cambió su nombre de época romana y raíz prelatina por el de la actual Consuegra (Toledo). Cuernavaca representa cómo les sonaba a los espaĖoles el nombre indígena de Cuauhnahuac ‘junto a la arboleda’, donde, por lo tanto, no había cuestión alguna ni de ‘cuernos’ ni de ‘vacas’.

            Topónimo también animalesco muy ilustrativo es el DespeĖaperros que encontramos en varios lugares de EspaĖa —mismamente en Paterna (Valencia)— y que muy previsiblemente no pretendía reflejar en su origen más que una explícita advertencia ante posibles desprendimientos de piedros; probablemente la misma fonética evolución encontraríase en ese Monte de Perra que como primera documentación —en 1136— para perro aducía Corominas (1991: IV 498).

            Nada tendría que ver etimológicamente con el encono el topónimo canario Enconada, según Trapero (1999a: 209), sino con ancón, suerte de recodo en un risco más bien grande. 

            Lo que hoy denominaríamos una fuente con agua mineral fue llamada ferrada, es decir, ‘con hierro’ por nuestros ancestros y cuando efectivamente se perdió en la conciencia popular ese significado, la antigua Fuente Ferrada (cf. Ponferrada, es decir, ‘puente de hierro’) en las cercanías de Teruel se convirtió en una absurda pero motivada Fuente Cerrada.

 

La Gata Llorona y las MuĖecas de Polonia

Sea cual sea el origen de los topónimos hispánicos Gata —ya del latín capita ‘cabezas’ ya de una forma arábiga, en todo caso, también con resultado inesperado— el zoónimo resulta, por más expresivo y sorprendente, más fácil de memorizar ergo más económico.

            El término latino fonte– ‘fuente’ ha producido un altísimo número de variantes en la toponimia, como bien pusiera de manifiesto Nieto (2000), entre las cuales podría haber caricaturas en formas cuales ante, en, guantes, juan o un. Siendo así tantas las variantes toponímicas que encontramos para el antiguo fonte–, no cabe excluir que a esta misma raíz pertenezca el segmento hien– en Hiendelaencina (Guadalajara), el cual, sin embargo, pudo ser reinterpretado como el hiende del verbo hender. 

            Tras la variante toponímica de Llorona para Llerona (Gerona) debe de haber una asociación con llorar una vez perdida su antigua etimología que probablemente remitía a una común raíz ibérica como *iluron– o algo similar. La voz lluēsa, igual al vernáculo nombre valenciano para Luisa, que designa en el habla popular de Xert (Castellón) una «extensió de pedra relativamente plana» (Coloma 2000: 149) debe de representar una caricatura de llosa ‘losa’ dando lugar en el mismo Xert a un topónimo [els cocons de] Les Lluēses diferente de un [barranc de] Les Lloses (Coloma 2000: 149).

            Gracias al «revelador registro medieval Monredón» (Frago 1982: 24) podemos saber que el actual topónimo Morretón remonta a un banal ‘monte redondo’; sin embargo, la terminación en –ón, entendida en algún momento como un aumentativo, parece haber contribuido a desencadenar una asimilación de /nr/ en /r/ y, lo que era mucho menos previsible, el ensordecimiento de /d/ en /t/, todo ello para propiciar un término etimológicamente motivado a partir de morro. De modo parecido la variante Montortón del macizo de Motrotón en Yátova (Valencia) y que «tiene una característica forma redonda y resaltada» (Pérez 1974: 36), no es sino una caricatura para lo que etimológicamente era un banal ‘monte redond[ead]o’ (del latín monte– y rotundu–) y no ninguna grande ‘tortada’ como ha llegado a proponerse (cf. Pérez 1974: 36). Tras el soriano MuĖecas y otros topónimos iguales o afines en diversos puntos de EspaĖa no debe hallarse más que la raíz que encontramos en el vascuence muino ‘montículo’ (Galmés 1996: 35).

            En nuestro distrito marítimo de Valencia, el antiguo barrio de Lazaret, donde en su día hubo un lazareto, pasó a denominarse Nazaret por elemental asociación cristiana.

            Algo habrá influido el término orange ‘naranja’ en francés para que un antiguo topónimo Arausio haya acabado en Orange. Una asociación con oro debe a su vez haber motivado que una antigua forma Orpesa pasara a una bizarra Oropesa en Castellón, es decir, quasi ‘[el] oro pesa’.

            Ciertamente una relación con peĖa debió de auspiciar el paso de un antiguo derivado del latín pĺninsula ‘península’ a la actual PeĖíscola (Castellón), esperemos que el actual mundo turístico referencial de esta bella localidad no acabe convirtiéndola en una *Pepsícola. El bancal de Polonia en BuĖol (Valencia) debe ciertamente de referirse a una antigua Apolonia y no al sufrido país eslávico (Pérez 1974: 38). Un banal y latino ponte curuu– o ‘puente torcido’ acabó dando un opaco Poncorvo y este la caricatura alimenticia y casi zoológica del burgalés Pancorvo (Galmés 1996: 16s).

            Ciertamente alguna asociación con la real[eza] hizo que el nombre arábigo rahal ‘finca – hacienda’ quedara convertida en el Real de Gandía (Valencia). Los canarios [La] Rosa y derivados o afines (con o sin artículo determinado: Rosaltas, Rosario, Rosas, Roseras, Roseta[s], Rosilla[s], Rosillo, Rosita[s], Roso), nada verosímilmente tienen que ver, todos ellos o al menos su mayoría inmensa, con la bella flor sino, trámite el seseo, con la conocida técnica agrícola de la roza (Trapero 1999a: 352–4).

            El río Sec de Castellón o el Rioseco de Valladolid, como tantos otros ríos con igual o afin apelativo —así probablemente Sec (GascuĖa), Segre (Lérida), Segura (Murcia) o Siguena y SigüeĖa (Asturias) en ejemplos de Galmés (1996: 22)— deben de remontar a una hidronímica raíz *sik– presumiblemente ibérica. Una original ‘tierra de [las] foca[s]’ (cf. ‘foca’ danés sĺl, noruego sel, sueco säl) acabó en el alemán Seeland convertida en una banal ‘tierra mar[ítima]’ (Alinei 2000: 428) por asociada motivación con See ‘mar’. El nombre de Siberia procede verosímilmente del etnónimo de los sabiros (Manzelli 1993: 532), sin embargo, tradicionalmente los rusos han relacionado el término con una raíz túrcica significando ‘dormir’, de modo que explican que Siberia significaría algo así como ‘tierra dormida’. Las ‘altas aguas’ de un latín *summas aquas acabaron convertidas, en vez del esperable *Somasaguas o *Sumasaguas, en un Somosaguas que sin duda habría sido muy del gusto de Tales de Mileto.

            Después de que la antigua denominación latina de ‘camino ancho’ para uia lata dejó de entenderse, esta pasó a convertirse en una La Violada en Almudévar, provincia de Huesca (Hernández 1993: 69), con previsibles truculentas historias ad hoc.

 

Aplicando lo dicho: ni qué Puros ni qué Hijamuerta

Expuestas estas consideraciones, una de las principales consecuencias a extraer de lo dicho, sería, nos parece, la necesidad de mirar con cautela todas aquellas nominaciones que, por alejarse de la tan banal motivación de tantísima toponimia, presenten [además] las [demás] características de la caricatura y sean, por tanto, susceptibles de interpretarse como tales. Lo mismo, aunque su motivación pueda ser más variada, debe aplicarse mutatis mutandis, lógicamente, a los restantes ciriónimos y también a los cenólogos o voces comunes. He aquí unas pocas propuestas poco más que ejemplificativas.

            La forma valenciana bernat ‘perno – aldaba’ podría ser sólo una caricatura de su sinónimo pernet por asociación con Bernat, esto es, Bernardo.

            Al cenónimo hijuela con la acepción, según la Real Academia EspaĖola de la Lengua, de ‘cada uno de los canales o regueros pequeĖos que conducen el agua desde una acequia al campo que se ha de regar, y escurren el sobrante a otros canales de evacuación’, corresponde el ciriónimo Hijuela o afines que con referencia a diversos hidrónimos encontramos con alguna profusión en nuestra Península. Dentro de esta serie incluye Jordán (1997: 427 n35) formas cuales Hijuela Alta e Hijuela Baja en Zaragoza, Hijuela de la Laguna en Cádiz, un arroyo Hijuela en Sevilla una acequia de La Hijuela en Almería, amén de un barranco La Hijuela en Huelva y aún una fuente Hijamuerta en LogroĖo. Probablemente razón tiene Jordán (1997: 426s) al relacionar aquellos términos con la abundante serie hidronímica con una base hij–, así verosímilmente río Hijar (Santander), ramblas de Hijate (Almería), río Ijuez (Huesca), pozo La Hijasa (Toledo) o fuente La Hijona (LogroĖo), lo que invita a plantear al propio Jordán (1997: 449 n113) que aquí no tengamos más que la común raíz paleoeuropea *ais– (cf. los Eisrą, Esaro, Esera, Ijser, Isar, Isel, Isen, IsŹre, Ismaning, Oise... repartidos por toda Europa) con una palatalización —inusual de las hablas propiamente castellanas pero más común en lenguas, dialectos o hablas periféricas— de /s/ seguramente por influencia de la contacta vocal palatal y que tras el paso de la postpalatal a la velar ([is > iļ > ix]) habría dado un segmento fácilmente asimilable al grupo léxico de hijo e hija. En definitiva, al menos aquellas Hijuelas y afines —y acaso también las hijuelas— no serían más que la caricatura, probablemente propiciada por un tratamiento dialectal o singular de la /s/, de la forma que como Isuela aparece documentada para diversos ríos en Asturias, Huesca o Zaragoza (Jordán 1997: 428).

            Procedente probablemente del antiguo latín exitus ‘salido’, un antiguo *exitu– acabó especializándose en muchas hablas peninsulares en término para designar un «campo común de todos los vecinos de un pueblo que no se labraba y que se usaba para reunir los ganados o hacer eras» (Trapero 1999a: 208), pero, una vez perdido en la mayoría de esas hablas el genérico concepto de exire ‘salir’, el correspondiente topónimo [El] Ejido, tal como, por ejemplo, lo encontramos en Almería, ha pasado a ser caricaturizado en, por ejemplo, un El Lejío en PeĖalén, Guadalajara (García 2003: 378), como si la forma se relacionara con lejía (del latín lixiva). Así pues, tras una voz buĖolera como legío con el significado de ‘espacio grande’ (Pérez 1974: 228) es bien posible que esté, con falso corte del artículo, el comunísimo [el] ejido, y lo mismo sucedería con la homofónica voz andaluza lejío ‘gentío’ que recoge también Pérez (1974: 184), formas, pues, todas ellas cuya motivación habría quedado más transparentemente fortalecida al ser puestas en relación con lejía.

            De modo similar ante topónimos como el de la sierra de Malacara, en BuĖol, cabe plantear la posibilidad de que el término no aluda al ‘mal aspecto’ del accidente orográfico sino a dos términos (malacara) referentes a su constitución pétrea (Pérez 1974: 35) o bien sea un derivado de la antigua serie indoeuropea que, sin comprometer su significado, relaciona Villar (2005: 45–71) con el nombre de Málaga.

            Dada la frecuencia con la cual la antiquísima raíz hidronímica *tur– está documentada en nuestra Península ya desde época romana (uide Villar 1995: 199–244 y 2000: 259) cabría plantearse la posibilidad de que el extraĖo topónimo de la fuente de los Puros en Jarafuel (Martínez 2004: 162) caricaturescamente recubra en realidad aquella antigua raíz.

            Si el paso del griego γλυκύρριζα ‘regaliz’ al latín liquiritia es una «deformación popular [...] bajo la influencia de liquor, liquēre, a causa de las infusiones que se hacían con la raíz de regaliz» (Ernout & Meillet 1979: 362 s. liquiritia), esa motivación bastante lógica fue suplantada en el espaĖol regalicia o el previsiblemente posterior regaliz por una en principio absurda relación con regalo. 

            En el terreno de la toponimia las caricaturas más difíciles de detectar serán, por supuesto, aquellas que resulten más lógicas o menos absurdas por expresar motivaciones muy banales toponímicamente. En tal caso habrá que recurrir a criterios como la incoherencia referencial o la recurrencia de la raíz en otras formas ya sin sentido para detectarlas. Uno de estos casos podría ser el de la canaria Tejada en el Hierro, nombre de una zona costera. Sin duda ha de tener, pues, razón Trapero (1999b: 262) al afirmar que resulta inexplicable su etimología a partir de teja y al aducir los numerosos topónimos guanches conteniendo la raíz tej[e]– (Teje, Tejeguate, Tejegüete, Tejeleita, Tejemita, Tejen, Tejerde...). Por las misma razones la vertiente de El Tejero, también en el Hierro (Trapero & al. 1997: 200) debe de pertenecer a la misma raíz.

            Para concluir: la lección quizá más interesante que nos ofrezca la caricatura, es la de evidenciarnos que las lenguas no son devenir arbitrario sino humanísima motivación.

 

Referencias

Alinei Mario, Origini delle lingue d’Europa. I. La Teoria della Continuitą, Il Mulino, Bolonia 1996. Origini delle lingue d’Europa. II. Continuitą dal Mesolitico all’etą del Ferro nelle principali aree etnolinguistiche, Il Mulino, Bolonia 2000. «The Role of Motivation (“iconymy”) in Naming: Six Responses to a List of Questions», C. Sanga & Gh. Ortalli edd., Nature Knowledge. Ethnoscience, Cognition and Utility, Berghahm Books, Venecia 2003.

Bonfante Giuliano, Scritti scelti di Giuliano Bonfante. I Metodologia e indoeuropeo, R. Gendre cur., Edizioni dell’Orso, Turín 1986.

Cabanes Vicent & Santamaria Vicent J., «Orėnims i Hidrėnims de Cocentaina», E. Casanova & Ll.R. Valero curr., XXIX ColŠloqui de la Societat d’Onomąstica, Denes Editorial, Paiporta 2003, 117–56.

Coloma Fuster Xavier, «Hidronímia del terme municipal de Xert», J.F. Mateu & E. Casanova curr., Estudis de Toponímia Valenciana en honor de Vicenć M. Rosselló i Verger, Denes Editorial, Valencia 2000, 135–55.

Concepción Suárez Julio, «Costumbres vaqueras en las braĖas lenenses», Etnografía y Folklore Asturiano. Conferencias 1998–2001, Real Instituto de Estudios Asturianos (CECEL), Oviedo 2002, 75–117.

Corominas Joan [& Pascual José A. col.], Diccionario Crítico Etimológico Castellano e Hispánico, Gredos, Madrid 1991 reimpr. [= 1983] VI voll.

Delamarre Xavier, Dictionnaire de la langue galoise. Une approche linguistique du vieux–celtique continental, Éditions Errance, París 20032.

Ernout Alfred & Meillet Antoine, Dictionnaire étymologique de la langue latine. Histoire des mots, Éditions Klincksieck, París 19794.

Frago Gracia Juan A., «Toponimia navarroaragonesa del Ebro (IV): Orónimos», Archivo de Filología Aragonesa 30–31 (1982) 23–62.

Galmés de Fuentes Álvaro, Toponimia de Alicante (la oronimia), Universidad de Alicante, Alicante 1990. Toponimia: Mito e Historia (Discurso de recepción en la R. Academia de la Historia), Real Academia de la Historia, Madrid 1996.  

García Rojo Iván, «Aproximació a la toponímia menor de PeĖalén (Alto Tajo)», E. Casanova & Ll.R. Valero curr., XXIX ColŠloqui de la Societat d’Onomąstica, Denes Editorial, Paiporta 2003, 367–83.

Haensch Günther, «El vocabulario aragonés en “El Pirineo EspaĖol” de Ramón Violant y Simorra», Archivo de Filología Aragonesa 36/7 (1985) 313–45.

Hernández Prieto M. Ángeles, “Burtina, Bortinae”, Tabula Imperii Romani. Hoja K–30: Madrid. Caesaraugusta.Clunia, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, s.l. 1993.

Johanson Lars & Csató Éva Ágnes edd., The Turkic Languages, Routledge, Londres–N. York 1998.

Jordán Cólera Carlos, «El topónimo Teruel y sus antecesores, representantes de dos grados vocálicos de la raíz *ter– », Archivo de Filología Aragonesa 52/3 (1996/7) 223–34. «La raíz *eis– en la Hidrotoponimia de la Península Ibérica», Beiträge zur Namenforschung 32.4 (1997) 417–55. «Del topónimo euskara de Pamplona», Fontes Linguĺ Vasconum 88 (2001) 417–29. «De las őstrymnides, la Garumna e hidrotopónimos relacionados», Emerita 70.2 (2002) 213–30.

Justes Rosa & Vázquez Jesús, «Contribución al vocabulario de animales y plantas de Rodellar (Huesca)», Archivo de Filología Aragonesa 36/7 (1985) 609–21.

Kirsch Beverley & Skorge Silvia & Magona Sindiwe, Clicking with Xhosa. A Xhosa Phrasebook, David Philip Publishers, Ciudad del Cabo 20032.

Manzelli Gianguido, «Le lingue uraliche (ugrofinniche e samoiede)», Emanuele Banfi cur., La formazione dell’Europa linguistica. Le lingue d’Europa tra le fine del I e del II millennio, La Nuova Italia, Florencia 1993, 491–551.

Martínez García Arsenio, Diccionario Jarafuelino, Ayuntamiento de Jarafuel, Elda 2004.

Mott Brian, El habla de Gistaín, Excma. Diputación Provincial de Huesca, Huesca 1989.

Nieto Ballester Emilio, «La toponimia de las fuentes en EspaĖa: una nota sobre algunos resultados del lat. fonte», Revista de Filología EspaĖola 80 (2000) 395–406.

Pérez Soler Vicente, La Hoya de BuĖol: La Tierra y el Hombre, Institución Alfonso el Magnánimo, Valencia 1974.

Poveda Mora José Vicente & Piera Alberola Salud, “A tranchas marranchas”. El habla tradicional de Jalance, Ayuntamiento de Jalance – Diputación de Valencia, Valencia 1997.

Sánchez Sánchez Vicente, Vocabulario para andar por Cheste, Ayuntamiento de Cheste, Cheste 1998.

Skubic Mitja, «Interferenze linguistiche nella toponomastica dei territori plurietnici della regione Friuli–Venezia Giulia», A. Bochnakowa & S. Widłak redd., Munus Amicitiĺ. Studia linguistica in honorem Witoldi Mańczak septuagenari, Uniwersytet Jagielloński, Cracovia 1995, 179–83.

Torreblanca Espinosa Máximo, Estudio del habla de Villena y su comarca, Instituto de Estudios Alicantinos, Alicante 1976.

Trapero Trapero Maximiano, «La toponimia como lenguaje de un territorio», La Toponimia de Gran Canaria I. Codificación, Análisis y Teoría, Ediciones del Cabildo Insular de Gran Canaria, Las Palmas de Gran Canaria 1997, 165–234. Diccionario de Toponimia Canaria. Léxico de referencia oronímica, Gobierno de Canarias – Fundación de EnseĖanza Superior a Distancia, Las Palmas de Gran Canaria 1999a. Pervivencia de la Lengua Guanche en el Habla Común de El Hierro, Viceconsejería de Cultura y Deportes, s.l. 1999b.

Trapero Trapero Maximiano dir. & Domínguez Llera Manuel & Santana Martel Eladio & Díaz Alayón Carmen, Toponimia de la Isla de El Hierro. Corpus Toponymicum, Universidad de las Palmas de Gran Canaria – Cabildo Insular de El Hierro, El Hierro 1997.

Villar Francisco, Estudios de celtibérico y de toponimia prerromana, Ediciones Universidad de Salamanca, Salamanca 1995. Indoeuropeos y no indoeuropeos en la Hispania prerromana, Ediciones Universidad de Salamanca, Salamanca 2000. [& Prósper Blanca MĽ], Vascos, celtas e indoeuropeos. Genes y lenguas, Ediciones Universidad de Salamanca, Salamanca 2005.

Yeves Descalzo Feliciano Antonio, Geografía Física, Económica y Humana y Apuntes para una Breve Historia del Municipio y Leal Villa de Venta del Moro, Ayuntamiento de Venta de Moro, Utiel 1978.

 



[1] Conferencia pronunciada bajo el título “La Violada Consuegra y Otras Caricaturas Lingüísticas” el 7 de junio del 2006 en el Instituto de Estudios Islámicos y del Próximo Oriente de Zaragoza. El presente texto se ha beneficiado de los comentarios, observaciones y sugerencias realizados en la citada ocasión por los Drs. Federico Corriente, Ángel Escobar y Alberto Montaner. Conste aquí nuestra expresa gratitud a todos ellos y a la institución mencionada por la invitación recibida.